jueves, 10 de marzo de 2011

LA RESPONSABILIDAD O IRRESPONSABILIDAD DEL REY

SOBRE LA MONARQUÍA Y SUS RESPONSABILIDADES

El art 56 de nuestra Constitución, en su apartado 3 dice:
La Persona del Rey de España es inviolable y no está sujeta a "responsabilidad". Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el art, 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el art, 65.2

El art. 64.1 hace referencia al rrefrendo de los actos del Rey por el Presidente del Gobierno y en el aptdo 64.2 dice: De los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden.

El arti 63.3: Al Rey corresponde, previa autorización de las Cortes Generales, declarar la guerra y y hacer la paz.

En España tras la muerte de Franco, se instaura una Monarquía Parlamentaria que tiene sus rasgos personales, dado el orígen y el periodo en el que se lleva a cabo. En principio; la Corona no ostenta la soberanía, sino el Pueblo, ni forma parte del Ejecutivo, ya que éste pertenece al Gobierno.

A pesar de todo ello, la Constitución Española si contempla la "inviolabilidad y la "irrresponsabilidad" de La Monarquía, junto con la transmisión hereditaria y el cargo vitalicio.

Tanto en las Constitcuciones de 1812, art.168, 1837, art. 44, 1845, art. 42 y 1876, art.48, se insiste en que: La persona del Rey es "sagrada" e inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Tanto en la Constitución de 1869, como en la actual se suprime la palabra "sagrada" y se califica al Rey como "inviolable y no sujeto a responsabilidad". La sacralización de la Monarquía era fruto de las "Antiguas Leyes Fundamentales" originarias de los paises orientales especialmente y con ello se daba a entender que el Rey era como Dios y a él solamente daría cuentas.

LA INVIOLABILIDAD E IRRESPONSABILIDAD DEL REY

Como primera consecuencia jurídica, el calificativo de "inviolable", persona que no puede ser censurada ni acusada ni, en consecuencia, sometida a juicio; es decir, persona contra la que el Estado no puede ejercer la coacción legítima. En suma, la inviolabilidad significa una protección especial del honor y vida del Rey  (C Fdez Miranda)
Santo Tomás en la "Suma Teológica" hace referencia al hecho y en consecuencia, al no ser enjuiciable, y ser inviolable o dicho de otra forma, no poder estar sometido a control jurisdiccional, ni a control político, es que resulta irresponsable en todos los sentidos.
Nuestra Constitución mantiene estos privilegios en cuanto que le declara inviolable e irrresponsable y ello nos lleva a que el Rey no responde de los actos personales o políticos.
Según el Prof. Solozábal, el Estado puede aceptar la regulación constitucional sobre que la persona del Rey es inviolable como fórmula que simboliza el máximo respeto, de forma que los actos contra el Monarca son tipificados como delitos de la máxima gravedad. Ahora bien, la inviolabilidad, entendida como iresponsabilidad jurídica, referente a los asuntos patrimonniales del Rey por la responsabilidad asumida por el Jefe de su Casa "constituye una brecha en el Estado de Derecho que sólo puede ser contrarrestada en un nivel político por un compromiso de ejemplaridad del Jefe del Estado"
Pese a todo la Constitución arbitra dos medidas indirectas sobre el comportamiento inadecuado del Rey:
Primera: La abdicación de la Corona
Segunda: La propia reforma de la Constitución que llevase a la abolición de la Monarquía.

En sus actos institucionales o políticos precisa de alguien que cubra su irresponsabilidad. Éste será el Refrendante. Por lo tanto el Refrendo, tanto en la Monarquía Española, como en la Británica, es el elemento jurídico que sostiene la Monarquía Parlamentaria. La firma del Rey no manifiesta ordinariamente una decisión política sino la perfección de un acto de Estado. Pero tanto la firma del Rey y la del Refrendante, son imprescindibles para la existencia y validez del acto.

Tras esta exposición, quizá demasiado extensa para el Blog, surge la pregunta o preguntas que de vez en cuando salen a colación en manifestaciones o actuaciones de nuestra Monarquía. ¿Puede criticarse al Rey si carece de responsabilidad? ¿Se convierte en delito cualquier acto contrario a la Monarquía?

Estas pueden ser algunas de las preguntas a las que sin duda pueden añadirse muchas más, como por ejemplo las relativas a las asignaciones dinerarias aprobadas en el Parlamento y de las que no se da cuenta de su destino... etc., etc.

De momento yo me quedo en el tema de la inviolabilidad y la irresponsabilidad y si no hay responsabilidad ¿es criticable?

5 comentarios:

Wafah dijo...

Me parece que tanto el Rey, como cualquier integrante de la Casa Real son susceptibles de crítica, al igual que lo puede ser cualquier ciudadano. En España se ha tenido siempre un gran cuidado en dar información sobre el Rey mientras que en otros paises, como es Reino Unido, la Reina incluso es objeto de mofa en algunos programas de humor y las noticias sobre ella y su familia son diarias en todos los tabloides británicos.
Creo que hay que perderle un poco el "respeto" a la monarquía y criticarla cuando se lo merezca, igual que se hace con el presidente del gobierno, los ministros, o el jefe de la oposición. Me parece que la salud democrática así lo exige.
En cuanto a los gastos de la Casa Real, estoy de acuerdo con la propuesta que ha hecho más de una vez Izquierda Unida para que se detallen los presupuestos y puedan ser fiscalizados por el parlamento. Los espñoles tenemos derecho a saber en que se gasta el dinero asignado a la Casa Real, máxime en una época como esta de crisis económica. Saludos.

Paco10 dijo...

Si yo no estoy contra la crítica a nadie, siempre que sea constructiva. Por lo tanto si se puede hacer crítica a la Monarquía dentro de la legalidad yo desde luego no me voy a oponer. Y esta es la cuestión que me interesaría poder aclarar, pero con la correspondiente información legal. No parece viable viendo lo que la Constitución dice, porque difícil será poder criticar a alguien que se considera inviolable y carece de responsabilidad, pero el tema queda abierto

Trilian dijo...

pues para no tener responsabilidades se mueven" bastante, y por cierto nos dejan quedar muy bíen por donde quiera que van, como personas que són tendran devilidades tambíen, pero las disimulan muy bíen, asique por todo eso y mas ......viva el Rey je.

miguel dijo...

Creo que las personas en general y los cargos públicos en particular se valoran precisamente por su grado de responsabilidad, así que si como sucede en este caso esta institución carece de ella y además se le suma la calidad de inviolabilidad, propia de otros tiempos, no es raro que cada vez más personas se muestren contrarias a mantener los privilegios de los que ahora disfruta.
Y en cuanto a su remuneración económica pues pienso que es excesiva, y más en los tiempos de recortes de corren y debería ser cuando menos perfectamente conocida por el resto de españoles.
¿Y por qué no han de ser criticables? ¿Acaso no son personas que se pueden equivocar?
Un saludo.

Paco10 dijo...

Me gustan las aportaciones que vais haciendo al tema y gracias por vuestra participación. Los derechos que le otorga a la Monarquia la Constitución, para aquellos años en los que se redactó, no estuvo mal, sobretodo considerando que se eliminó la palabra "sagrada". Si esta atribución hubiese continuado, estaríamos ante una persona equiparable a dios en la tierra, y eso ya es más complicado de digerir.
Pero el tema sigue abierto y vuestros comentarios enriquecen este tema