jueves, 7 de abril de 2011

"SIN FUTURO Y SIN CABEZA" A JUZGAR POR EL RESULTADO

La manifestación de 'Juventud Sin Futuro' acaba en bronca
Más de dos mil personas se manifiestan contra la precariedad, el paro y la privatización de la educación. Unos 300 manifestantes, fuera de control, cortan el tráfico en Atocha y Paseo del Prado

Manifestación
"Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo" se lee en la pancarta que abre la manifestación de jóvenes y estudiantes que recorre la calle Atocha de Madrid. Cerca de dos mil personas ha acudido a la convocatoria de las siete de la tarde en la plaza de Antón Martín. Iban camino del museo Reina Sofía reclamando visibilidad. "Aquí está la juventud precaria", gritan. Al llegar a la plaza han leido su manifiesto contra la precariedad, el paro y la privatización de la educación. Los jóvenes, y los no tan jóvenes que se han unido a la marcha por solidaridad con la causa, piden un empleo digno, reclaman el "derecho a techo a justo precio" y advierten de que "esta crisis" no la pagan ellos. Según la Policía, se han congregado 1.000 manifestantes, cifra que sube hasta 5.000 según los organizadores.
Fuente: El Pais
---------ooooooo--------

Una ocasión desperdiciada y por culpa de unos cuantos se etiquetará a todos como gamberros y faltos de organización y de ideas. Lamentable que en medio de las manifestaciones se infiltren auténticos fanáticos de la nada, personajes que se marginan y que hacen tanto daño como el beneficio que pretenden obtener los que de buena fe acuden a estos actos reivindicativos y con las ideas claras en sus objetivos. Personas comprometidas que luchan para juntar unos cuantos cientos de jovenes que sean capaces de hacer llegar sus preocupaciones cuando no angustias a los responsables políticos.
Esperemos que en el futuro haya más suerte y no se desmoralicen. Hace falta una reacción de la juventud, pero una reacción dentro de las normas y de la Constitución, de lo contrario pasará como hoy. Es más noticia el alboroto que las reivindicaciones.
Paco10

4 comentarios:

Wafah dijo...

Cafres hay en todas partes y ya sabemos que hay grupitos que se dedican a reventar manifestaciones y cuya única finalidad es formar follón. Curiosamente siempre son los mismos (anarquistas y okupas principalmente). Pero bueno, lo importante es que se ha puesto de manifiesto que los jovenes tambien estamos comprometidos con el futuro y que no nos da igual todo como quieren hacer creer algunos. saludos.

Paco10 dijo...

Efectivamente. Cafres hay en todas partes y hay que eliminarlos de este tipo de actos, donde copan el protagonismo y la reinvindicación o la buena fe de los organizadores pasa a estar en un segundo plano.
Yo me he alegrado de que alguien se haya puesto a trabajar para movilizar al personal y como tu sigues este blog asiduamente, sabes que hace unos día yo me manifestaba en ese sentido. Porque lo siento asi, porque creo que si la juventud no mueve los hilos ya, los mayores no vamos a ponerle remedio, al menos inmediato. Sois los más perjudicados, no ahora, sino para el futuro y hay que poner las bases para que ese futuro sea lo mejor posible.
Yo no voy a ponerle etiquetas a quienes aprovechando las multitudes intentan y a veces consiguen reventar esos actos. Simplemente, son unos indeseables.
Un saludo

miguel dijo...

Seguramente y como habeis comentado los dos, estos son sólo basura mandada por la gente que se asusta ante estos actos de civísmo, para hacerlos parecer descerebrados; actos en los que se reclama únicamente ser personas iguales a las que han sido sus padres y abuelos y no monigotes manipulados, que es lo que están pareciendo.
Tienen todo mi apoyo.
Lástima que esta primera intentona será más llamativa por los disturbios que por el fondo, pero el tiempo dirá.
Un saludo.

Paco10 dijo...

Pues asi es Miguel. Que por culpa de unos cuantos, pagamos todos. Hoy en una manifestación, mañana en un partido de fútbol, al otro se prohibe otra cosa........ Esperemos que la próxima ya esté más controlada, porque al parecer se intentan hacer más y no es malo que se hagan reivindicando lo más elemental, como es el derecho al trabajo y a una vivienda digna.