miércoles, 20 de julio de 2011

LEY DE LIBERTAD RELIGIOSA. ESTADO LAICO ¿SÍ O NO?


"Los actos y celebraciones oficiales organizados por los poderes públicos se llevarán a cabo de forma que no integren ceremonias de carácter religioso". La frase corresponde al borrador de la Ley Orgánica de Libertad de Conciencia y Religiosa que el Gobierno central tenía preparado en junio del año pasado para cumplir una de sus promesas electorales en 2008 y que corregía la anterior de 1980. Por primera vez, una norma establecía la "laicidad del Estado" e impedía hechos como los ocurridos  en el Parlamento valenciano, donde recordemos que el nuevo Presidente de la Cámara, Sr. Cotino juró el cargo ante un Crucifijo.

Tras la investidura del segundo Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero la entonces vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advertía a la Iglesia católica de que el Gobierno iba a mantener su defensa de la laicidad. Ese mismo día, sin embargo, PSOE y PP tumbaban una iniciativa de Izquierda Unida e ICV que pedía los símbolos religiosos de las tomas de posesión con el argumento de que asunto de tanta relevancia no le podía ser impuesto por las minorías. Un año y medio después, en diciembre de 2009, el propio Parlamento exigía al Ejecutivo en comisión la retirada de los símbolos religiosos de los colegios, esta vez sí con el apoyo del PSOE.


2010 parecía el año en el que se iba a reformar la norma. En enero, De la Vega daba por seguro su aprobación para ese periodo de sesiones. En junio, Zapatero informaba al propio Benedicto XVI de los pormenores de una ley que el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, avanzaba que también se limitaría el uso del burka en los espacios públicos.

En noviembre de 2010, sin embargo, fue el propio Zapatero el que anunció en el Congreso la paralización de la norma. La justificación: la falta de consenso?? que generaba. Entre medias el Gobierno sufrió una gran remodelación que sacó de escena a María Teresa Fernández de la Vega y situó como vicepresidente primero a Alfredo Pérez Rubalcaba, quien en su toma de posesión aseguró que los objetivos del Ejecutivo eran la recuperación económica y la creación de empleo.

España no es el único país de Europa en el que los símbolos religiosos resulta polémicos. En marzo de este mismo año la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos daba la razón al Estado italiano y al considerar que la presencia de cruces en los colegios públicos no viola los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones. La sentencia no es vinculante para otros países pero sí marca jurisprudencia para casos similares que se puedan presentar ante el tribunal en el futuro.

LA LEY SE APROBARÁ EN 2011

El Gobierno no quiere violentar a Benedicto XVI y por eso ha decidido dilatar la aprobacion de la nueva ley hasta el año que viene. Fuentes del Ejecutivo han señalado a la SER que el anteproyecto no irá por primera vez al Consejo de Ministros como muy pronto hasta finales de año, despues de la visita del Papa en noviembre. En 2011 se tramitará en el Congreso y bien entrado el nuevo año se aprobará definitivamente.

Las mismas fuentes han asegurado que la Ley de libertad religiosa no regulará el burka o el niqab tal y como insinuó hace dos días el ministro Caamaño. Consideran que estas prendas no son símbolos religiosos, sino vestimentas de uso sociocultural.

En este sentido, explican que no parece razonable que un proyecto religioso entre a ordenar estas prendas por los motivos expuestos por Caamaño: Para defender la dignidad de la mujer o por seguridad, ya que genera problemas de identificación de las personas. Destacan que ya existen normas que impiden que, por ejemplo, un encapuchado entre en un edificio público. La enmienda que prepara el grupo socialista del Senado sobre el uso del burka recogerá estas ideas, segun concluyen estas fuentes



2 comentarios:

Wafah dijo...

En primer lugar diré que esta ley no se va a aprobar porque no hay consenso y además el PSOE perderá las proximas elecciones. Segundo, en este pais siempre se han jurado o prometido los cargos, dependiendo la formula que quisiese usar la persona. Para jurar no hay más remedio que tener una biblia y un crucifijo y eso no creo que pueda molestar a nadie. Si había un crucifijo en la sesión del parlamento valenciano era porque se estaban jurando o prometiendo determinados cargos y estaba allí por si alguien quería hacer uso de el. Una vez terminada la sesión se retiro de la presidencia. Me parece que se le da demasiada importancia a lo que no la tiene y en cambio este gobierno sigue sin solucionar la economía que es lo que importa a la mayoría de ciudadanos de este pais. En España ya existe libertad religiosa y lo único que si sería necesario es poner al mismo nivel la religión catolica de las demás confesiones que actualmente están discriminadas. saludos.

Paco10 dijo...

Si se aprueba o no, ya lo veremos, que sean imprescindibles la Biblia y el Crucifijo lo dudo que sean necesarios para prometer un cargo. En el Parlamento Valenciano, el miembro del Opus Dei Sr. Cotino, llevó o exigió el crucifijo. La economía no es de este Gobierno. Los gobiernos no crean empleo, hacen políticas y la Crisis no es exclusiva de España (a estas alturas con la misma música)y simbolos religiosos ni uno y así estamos todos iguales.Pero no vayas a pretender ahora que el Islam tenga la misma importancia que el catolicismo en España.... vamos por sentido común.... Y a pesar de todo no cambias y aprovechas lo más mínimo para atacar a tus "enemigos", cuando como mucho deberían ser tus "adversarios" políticos y sería bastante.
Saludos