sábado, 19 de noviembre de 2011

RAJOY ES UN CANALLA. LA LEY DE DEPENDENCIA TIENE LOS DIAS CONTADOS

Fernando de Silva
SIn LaVeniA
Parece que Don Mariano ha destapado el frasco de las esencias y, por fin, se ha atrevido a adelantar a 72 horas de las elecciones algunos de los recortes sociales que llevará a cabo de ser elegido presidente del gobierno. Tiene la creencia de que el triunfo del PP está asegurado, y por goleada, y se ha lanzado a la piscina a sabiendas de que todo está ya decidido. Es posible que sea así, pero si todos los españoles se tomasen la molestia de meditar lo que ha dicho en la entrevista concedida a El País, y analizasen las consecuencias de sus medidas, a buen seguro que la mayoría cambiarían su voto a última hora, lo que todavía es posible; aunque ya sabemos que se la instalado en nuestro país de forma inamovible el mensaje de que la culpa de la crisis económica la tiene Zapatero y a los socialistas es preciso echarles del poder a cualquier precio.
Que los recortes en sanidad pública, en enseñanza pública y en prestaciones a los desempleados se van a llevar cabo, ya nadie lo duda, aunque muchos aún no parecen enterarse de sus secuelas; el estado del bienestar tiene los días contados, y los avances sociales propiciados por políticas socialistas  desde el año 1982 (primer gobierno de Felipe González) pronto serán historia. Pero cargarse la Ley de Dependencia a a tres días de las elecciones diciendo que “se hará lo que se pueda“, es una canallada, una ruindad, una infamia, una felonía, y demuestra que Rajoy es miserable, cobarde y mala persona.
La  Ley de Dependencia es posiblemente la ley más social, más de izquierdas y más solidaria de la era Zapatero, por cuanto beneficia a un sector marginado de la sociedad que padece incapacidades físicas o psíquicas que requieren en muchos casos la ayuda de una tercera persona y grandes sacrificios de sus familiares más cercanos, y carecen de recursos suficientes para afrontar las necesidades que requieren su atención. Los beneficiarios son personas que no protestan ni salen a la calle, ya que ni tan siquiera tienen tiempo ni fuerzas para hacerlo, por lo que Don Mariano pensará que el coste electoral será mínimo.
Pero quizás lo más lamentable es que muchos de los dependientes ya han votado por correo, porque sus limitaciones físicas les impiden incluso desplazarse para hacerlo en persona, y ya no tienen ahora opción ni tan siquiera a cambiar su voto. ¿También ha pensado en esto Don Mariano? Es muy posible, un canalla es capaz de hacerlo y  por derecho propio ya se ha hecho acreedor de tal calificativo incluso antes de ganar las elecciones.
Fernando de Silva es abogado y autor del blog SInLaVeniA

Nota.- Está republicación, no está autorizada por el autor aún

3 comentarios:

Wafah dijo...

No haya nada peor que una verdad a medias. Pero si esa ley de dependencia se la ha cargado el propio Zapatero. El 50% de dotación era a cargo del gobierno central y el otro 50% de la comunidad autónoma correspondiente. Hace muchos meses que el estado no aporta se parte alicuota y muchas personas que tienen derecho a la prestación no han podido cobrarla a tiempo. Ahora es facil echarle la culpa a Rajoy pero si tiene que que enfrentarse a estos recortes es porque el PSOE se gastó el dinero en majaderias o no nos accordamos ya del, Plan E para levantar aceras, el cheque bebé o de los 400 euros. Que cada palo aguante su vela. Yo no voy a votar al PP pero vamos a criticarlos cuando empiecen a gobernar, es lo justo. Saludos.
Visita mi blog El Crisol: La leyenda árabe de Almanzor

Paco10 dijo...

Sigues con tu manía a Zapatero, pero allá tu. Infórmate bien de la Ley de Dependencia y su aplicación en las diversas CC. AA. y no sigas con tus ataque infundados.
Del Plan E, aún hay carteles en los Ayntamientos del PP, presumiendo de sus hechos, que les pagó el Gobierno, por pardillo
Un saludo

trillian dijo...

Paco, si fuera solo la ley de dependencia la qué se va cargar Rajoy no sería nada,(espera y veras), algunos nos vamos a ir a pedir a las puertas del supermecado, y cuando nos enfermemos, nos iremos al curandero por no poder comprar las medicinas, tiempo al tiempo, qué muchos de los qué mañana van a votar por el pp pronto se van arrepentir, yo te auguro qué estos no pasan de los cuatro años,(vermos si llegan).
Saluditos