viernes, 27 de mayo de 2011

LINFOMA - "MI LINFOMA Y YO X"

MI LINFOMA Y YO X
"ESLABONES PERDIDOS Y... FINAL"

Por Paco10

......- ¡Qué calor hace hoy!, bueno y ayer y el anterior. En esta habitación no funciona el aire acondicionado. Pues habrá que aguantar. Yo acabo de llegar. Toda la planta está igual es final de Julio y la temperatura aprieta. Una vez ubicado, mejor llamo  a alguien conocido que pueda hacer algo. Y la gestión dió resultado. La diferencia con los dias anteriores era notable. ¡Joer! el compañero este que me ha tocado y sus ruidos. Menos mal que no huelen. Vaya mierda de comida. Siempre huele igual y esta dieta ¿quién habrá sido el cerebro?. "Dieta blanda sin residuos". Agua sucia es lo que era, que se veía la marca de la taza en el fondo.... Se fue el compañero de alta. La verdad es que su estado era lamentable y no entendí como se le daba el alta en esa situación. Siempre enganchado al oxígeno y no poder ir ni al aseo. Ellos sabrán.

Esta noche me toca dormir bien. Al menos nadie me va a molestar...... - Iluso. Que eres un auténtico iluso. A las 3 de la madrugada un nuevo ingreso. Movimientos de camas para dentro y para afuera y otra vez desvelado. A este le faltaba una pierna y aún así pesaba  sus 100 kgs. Problemas de anemia y diabetes. Años de hospitales.....
Los ronquidos eran exagerados. Lo que me faltaba. Un golpe seco contra la mesilla y se calmaba la tempestad..... pero pronto volvía. Le dan el alta días después y nuevo ingreso a altas horas de la madrugada. Los mismos sintomas, pero con dos piernas. Más ronquidos. Al día siguiente me fui yo.

- Venga que nos vamos- Me dice una celadora.
- ¿Dónde?
- A hacerse una prueba
- Creo que te estás equivocando.
Pero tampoco me costaba nada que me diese un paseo en la silla, asi que me senté y que me llevase donde quisiese. No tenía nada pendiente y además ya estaba casi todo claro.
Paró frente a la puerta de "Colonoscopias". La verdad que me sonreí. Esa prueba la estaba esperando el vecino no yo. Dentro se dio cuenta del error. Un enfermero pregunta qué es lo que pasa.
- Nada. Que hoy no toca que me den - contesté - y me eché a reir
Ese día con la anécdota matamos un poco la rutina.

En esa habitación me tocó llorar y hacer frente a la situación. Conocí mi diagnóstico definitivo. Me asomé al pozo por primera vez. Me dí cuenta como se podía ejercer la medicina nada humanitaria, con lo poco que cuesta hacerlo de forma diferente. Allí conocí a  mis nuevos médicos del Servicio de Hematología. Uno de ellos paisano y conocido desde hacía años.
Algunas visitas y llamadas de teléfono que se agradecen. La compañía de alguno de mis hijos o nueras y sorpresas que da la vida, como diría la canción. Suena una vez el teléfono. Llamada que estaba esperando desde hacía días. Tenía el ánimo bastante bien y me aguantó la voz . Me había extrañado que no se hubiese producido antes.
- Estoy ingresado en un hospital.... (La puse en antecedentes y quise aclarar las cosas)
- No sé si cuando vengas estaré de alta o no. Tú decides. Haz lo que creas conveniente. Es tu decisión.
- ¡Ah! no. Si estás ingresado no voy.
- De acuerdo. Eres libre. Pero yo no hubiese actuado así, seguro.......
Ya no me servía de nada todo lo demás. Hay cosas que no pueden arreglarse. El tren a veces no pasa más que una vez y muy deprisa. Me alegro de haber conocido la decisión que esta persona tomó. Esa era la prueba de que la amistad la entendíamos de forma diferente y prefiero perder lo que ya había gastado y tramitado que seguir con una hipócrita. Al final tú serás la que cargarás con tu falsedad, tu mentira  y tú egoismo.

Un día más. ¿cuántos van?. Es igual. En cualquier momento me entrarán los temidos vómitos. Pues no los tuve. Sentía dolor algunas veces donde supongo está el duodeno. No era importante. El compañero era un muerto durmiente. Ni habla ni come. ¡joder! que incomodidad con tanta via, con tanta analítica y tanto gotero puesto. Eso sí; Con maquinitas y todo. Y cada cuatro semanas una así. Controles y analíticas y 24 horas pendiente de fluídos que entran y se distribuyen por el organismo, que matan primero, para vivir después.

¡Otro que ronca no!. Es imposible que todos me toquen a mi. Y este pide una pastilla para dormir. Pues menos mal. Ni con golpes ni sin ellos. Este se da la vuelta y sigue con sus ronquidos. ¡Vaya! También se ha dormido la que debía estar pendiente de mis goteros. Mejor dejarla. Pero cobra 60 €uros por noche. Es igual. El próximo ciclo buscaremos otra.

Hacía tiempo que no me reía tanto como cuando coincidí con Juan y con su familiares, que le acompañaban de día y de noche. El enfermo tratado de...... bueno de riñón o de nada. Tengo acumuladas muchas anécdotas a lo largo de tantos años trabajando en hospitales. Y todo es empezar y van saliendo solas.

- "Yo tuve un celador apellidado Fenollós Ayala. Dos vecinas hablan el día anterior porque una de ellas tenía que acudir a una consulta pero no sabía como hacer. La amiga le dice que cuando llegue pregunte por ese Celador y le diga lo que quiere y ya está. Al día siguiente acude al hospital, se dirige a la planta correspondiente y directamente le dice al Celador: ¿Es Vd el Sr. "Follanós"?. - Este que estaba harto de las bromas con el apellido monta en cólera y bueno, al final todo se arregló ."

La verdad es que nos consentían demasiado a veces por la noche. Nos reíamos cuando podíamos y posiblemente lo tenían en cuenta. Pero cuando se hacía el silencio,.......... la realidad volvía y sufría y me ahogaba en mis propias penas. Pero eran las mías y tenía que superarlas. ¡Ánimo!. Un día más. Sigues bien dentro de lo mal. Un peldaño que subes. Un peldaños que ganas. Para atrás.......... ni para tomar impulso. Se acaba un gotero. Me ponen más..... al 6º día de nuevo a casa.

De vez en cuando una visita te rompía la monotonía, pero no muchas. Tampoco siempre es conveniente. Había ratos que no se pasaban bien y prefería no ver a nadie y otras veces era al contrario. Iba entendiendo que la Soledad va contigo e incluso en un estadio de fútbol. Quizá es lo que merezco. Pero no lo entiendo. Le doy vueltas a las cosas, repaso  lo vivido y no lo entiendo. ¿Sólo... por qué?. Mis hijos están ahí y no me han abandonado. No es eso. La Soledad va más allá. Si no compartes, si no tienes  confidente, si tienes que pedir para que te dén o te hagan......... entonces estás solo. Creo que eso es la soledad.  El barullo y la despreocupación, aunque sea de una forma indirecta no alivian la soledad interna y a menudo ni la externa. A veces los ojos se humedecían y tampoco tengo porqué ocultarlo. Lloraba y lloraba porque no entendía que cuando podía disfrutar de la vida estuviese a la puerta de perderla y me encontrase ante una duda tan importante que nadie me iba a poder aclarar. Esas dudas y esos miedos, cuantos miedos, cuanto desconocimiento, cuanta incertidumbre.... me asomaba al pozo desde el brocal y la oscuridad no me dejaba ver nada.
Me venía  a la memoria el Poema de Carlos Alberto Boaglio "CUANDO YO ME VAYA" y lo tomé como mi testamento. Quiero irme con calma, en silencio, sin hacer ruido, sin pompas ni flores....... salvo una rosa roja. Esta idea es la que se vierte en el poema. Parecería que el autor sabía cuales eran mis preferencias y el poema lo incluiré al final.

Llegué una de las veces a casa  y escribí un documento que introduje en  un sobre a nombre de Fco José y Miguel Angel. En él les decía como quería que se hiciesen las cosas. Era una especie de testamento Ológrafo. Hace poco lo rompí. Había cosas ya anticuadas. No podía decir lo que quería, y tampoco podía callármelo. Las convesaciones sobre estos temas no cambiaban conductas ni actitudes. Mejor me olvido de todo.

- Quiero ingresar en la 4ª Derecha.  ¿si lo pido me lo dais?
- Pues claro. Si lo dices con tiempo seguro.
Estaba claro que en Admisión me apreciaban. Gracias de verdad
Perdonarme Enfermeras y Auxiliares. Yo me encontraba más tranquilo allí y más controlado y si no iba yo iría otro. Gracias porque fuisteis un grato descubrimiento para mi en vuestra profesionalidad. Realmente el sueldo es una mierda. No diré nunca que abusais en vuestras reivindicaciones retributivas.

Alicante. Este era otro hospital y para mi desconocido. Salimos de la habitación del módulo de seguridad. Yo en cama. Nueva extracción de células. Mi cabeza iba por delante, por tanto mi vista hacia los pies. El celador empujando. Salen dos guardias civiles de alguna habitación y se ponen uno a cada lado del celador. Me eché a reir.
- ¡Coño! ¿Tan peligroso soy?
Se miran los tres que van a los pies de mi cama, se dan cuenta de la situación y riéndose disimuladamente los guardias civiles descomponen la escena. ¡Lo que me faltaba! Que me tomasen  por un delincuente y peligroso. Estaba yo como para tirarme de un tren en marcha.

Aquella ventana que daba a la calle y a la rotonda con tráfico intenso, aquellos paneles solares que reflejaban tenuemente el sol. La gente corriendo y otra con calma o sentada, las prisas la calma, el ruido del día y el silencio de la noche..... Aquella ventana nunca nadie miró tanto a través de ella o quizá sí, alguien como yo, que buscaba vida, que odiaba la muerte, que quería a los suyos y conocer a sus niños que tanto quería.... Aquella ventana de la habitación mía, era mi visión de la vida, era mi ilusión y mi confirmación de que en ella estaba todavía. Allí entre aquellas paredes y aquellos cristales, pasaron mis días, pasé mi encierro, sufrí en silencio y me transfundieron vida de mi propia vida.

- Jorge. ¿sabes una cosa?
- Dime
- Que me comía un bocadillo de jamón ahora. No creo que me hiciese mal
- Pues voy a buscarlo. Seguro que me dejarán salir.
- Lo comemos a medias
- Vale
Una pequeña maldad y una gran satisfacción. No sé si era bueno o malo el jamón, pero ese día estaba insuperable y era demasiado poco. Tampoco alteraría mucho el proceso.

Mucho frío por las mañanas, muchos madrugones, demasiadas esperas de horas enteras. Muchas horas. El tiempo pasa inexorablemente. La regeneración tiene que ir bien. Cada 3 meses control y cada 6 TAC. Las analíticas ni las cuento. La noche anterior a una prueba no duermo. La culpa es mía..... bueno no sé. No duermo. Encuentro personas que sufrieron tanto o mucho más que yo, pero rebosan alegría. Aman la vida. Amamos la vida y si hiciese falta seríamos puntales que evitaríamos el derrumbe si en nuestras manos está.

No soy ni quiero ser desagradecido y a todos os doy las gracias. Cada cual sabe muy bien como ha actuado y yo me conformo y no pido más. Solamente comprensión, porque es algo mío, porque es personal. Pero nada más. Todos los nombres son muchos y no quiero olvidar ninguno. Todos sois iguales y a todos os quiero. A unos como hijos a otros como nietos y muchos amigos y amigas que sufrieron tanto y se preocuparon por mi y trataron de animarme. Casi siempre lo conseguían y algunos que me vieron en persona y me dieron parte de su tiempo ¡Gracias! de verdad. A mis hermanos que aunque en la lejanía estuvieron cuando pudieron y es bastante. A los que hicieron el esfuerzo de venir a mi domicilio, a los médicos que me trataron y que supieron llevarme y animarme. Dra. Blanes, Dra Rivas...., ¡gracias de verdad!. Dr. Ferriz. "Esto tiene tratamiento y tiene cura". ¡Gracias!, como amigo, porque esa frase fue muy importante, para cerrar los ojos, dejar hacer y no oponerme. Tenía cura y me siento así. Que dure. A las Enfermeras y Auxiliares en general, porque su asistencia fue genial. Gracias de verdad y no habéis dejado de hacerme falta. Porque os sigo necesitando a todos y a todas. 
A Ti, especialmente, que aceptaste mi situación tal como estaba y no te importó. Que me has brindado lo mejor de tí y puedo contar contigo, porque estás ahí. ¡Gracias!, porque me hiciste ver que mi vida había cambiado menos de lo que yo pensaba.

A quienes se olvidaron por conveniencia que existo, que enfermo yo, entendieron que mejor desaparer ellos.... Ciegos que no han querido formar parte del grupo ni empujar el carro........ a ellos solamente ¡Adiós!. No merecen más.
He dejado algunos jirones de mi vida en estos relatos y he tratado de transmitirte lo que sentimos cuando estamos dominados por algo que no podemos controlar. He desnudado una pequeña parte de mi vida, dolorosa sí, pero no la única. Las otras forman parte de mi vida, de mi intimidad y posiblemente ni te interesen. Pero si tú me lees y estás luchando.... ¡¡¡Sigue!!! porque de esto se sale, ya lo ves y unas poquitas de fuerzas te envio. Aprovecha mi empujón también que con los demás, seguro que haremos mucha fuerza.
He estado tentado en más de una ocasión de abandonar estos relatos. No pensé que todo estaba tan tierno. Pero aunque haya sido sufriendo he llegado hasta aquí y es lo que importaba. Si a ti te ha entretenido, muy bien, pero si a tí te ha ayudado en algo.......... No sabes cuando me alegro. Esa era mi intención y mi meta.



CUANDO YO ME VAYA

Cuando yo me vaya, no quiero que llores,
quédate en silencio, sin decir palabras,
y vive recuerdos, reconforta el alma.
Cuando yo me duerma, respeta mi sueño,
por algo me duermo; por algo me he ido.
Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada,
y casi en el aire, con paso muy fino,
búscame en mi casa,
búscame en mis libros,
búscame en mis cartas,
y entre los papeles que he escrito apurado.
Ponte mis camisas, mi sweater, mi saco
y puedes usar todos mis zapatos.
Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama,
y cuando haga frío, ponte mis bufandas.
Te puedes comer todo el chocolate
y beberte el vino que dejé guardado.
Escucha ese tema que a mí me gustaba,
usa mi perfume y riega mis plantas.
Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima,
corre hacia el espacio, libera tu alma,
palpa la poesía, la música, el canto
y deja que el viento juegue con tu cara.
Besa bien la tierra, toma toda el agua
y aprende el idioma vivo de los pájaros.
Si me extrañas mucho, disimula el acto,
búscame en los niños, el café, la radio
y en el sitio ése donde me ocultaba.
No pronuncies nunca la palabra muerte.
A veces es más triste vivir olvidado
que morir mil veces y ser recordado.
Cuando yo me duerma,
no me lleves flores a una tumba amarga,
grita con la fuerza de toda tu entraña
que el mundo está vivo y sigue su marcha.
La llama encendida no se va a apagar
por el simple hecho de que no esté más.
Los hombres que “viven” no se mueren nunca,
se duermen de a ratos, de a ratos pequeños,
y el sueño infinito es sólo una excusa.
Cuando yo me vaya, extiende tu mano,
y estarás conmigo sellada en contacto,
y aunque no me veas,
y aunque no me palpes,
sabrás que por siempre estaré a tu lado.
Entonces, un día, sonriente y vibrante,
sabrás que volví para no marcharme.
De el libro "En voz baja"
autor: Carlos Alberto Boaglio


ESTAS SON MIS MANOS Y ESA ES TU ROSA




jueves, 26 de mayo de 2011

LA REVOLUCIÓN NO SE HACE EN UN CLICK

Jorge Díez Urrea
de Jorge Díez Urrea, el jueves, 26 de mayo de 2011 a las 14:53
En estos días estamos viviendo un fenómeno de gran intensidad, tanto emocional como intelectual. Todos los que estamos implicados, participamos o apoyamos el llamado Movimiento 15M nos hemos visto inmersos en un torrente de ideas, propuestas y nuevas formas de compartir y entender los problemas de nuestra vida.

Es importante entender que hemos empezado un nuevo camino, una forma de organizarnos, de convivir, de construir nuestro futuro nosotros mismos a través de la comunicación directa, del asamblearismo, de la Democracia Real, participativa y horizontal y con un marcado caracter pacífico. En tan sólo 11 días hemos construido una estructura que ha permitido la habitabilidad de plazas por todo el país y en las que se están desarrollando comisiones de la más diversa índole para poder organizarnos como una fuerza real, una fuerza que pueda reivindicar con seriedad los derechos que nos han sido cercenados por los traidores, que vendiéndonos democracia, han pervertido las conquistas de la Transicíon hasta límites vomitivos.

Desde mi humilde opinión, debemos entender la dimensión de lo que estamos creando (algo que en el extranjero ven con claridad gracias a la objetividad que da la distancia) y ser pacientes y constantes para solidificar una estructura fuerte y creíble que sobreviva a las acampadas. Estamos demasiado acostumbrados a lograr las cosas en un click, a reflexionar en el espacio de 140 caracteres de twitter o en breves comentarios en las distintas redes sociales. La magnitud de lo que tenemos entre manos es mucho mayor y todos estamos aprendiendo a la misma vez que construimos, es decir, estamos inventando  algo a la vez que lo estamos usando. Me gustaría que el nivel de exigencia y presión al que se somete a este movimiento fuese dirigido hacia los que han provocado la necesidad de crearlo con su incompetencia y falta de ética, ahondando en sus errores únicamente en beneficio propio.

Ánimo compañeros, el consenso está claro, pero llevar a cabo nuestros objetivos es una ardua tarea que llevará meses e incluso años. No nos dejemos intoxicar por los medios de desinformación y las hordas de trolls que inundan internet. Su objetivo es evitar que logremos lo que es JUSTO. UNA DEMOCRACIA REAL que nos permita afrontar el futuro desde nuestra propia voluntad.

Salud-os!!!

LINFOMA - "MI LINFOMA Y YO IX"

MI LINFOMA Y YO IX
TRASPLANTE (Segunda parte)

Por Paco10

Ahora sí que me notaba débil y demacrado y cada vez que entraba al aseo, que eran muchas veces durante las 24 horas del día, el espejo me devolvía mi imagen mirándome triste. Trataba de evitarla, pero no siempre podía. Naturalmente había perdido peso, pero no en exceso y además me sentia bien en ese aspecto. Había vuelto a venir mi hermana Mari y durante 5 ó 6 días estuvo encerrada, con cama y comida en la propia habitación, me sentí mucho mejor y mucho más tranquilo. Eso es algo que no tiene precio y que valoraré siempre. De la misma forma que sabe que le agradezco a Jorge, mi hijo sus desplazamientos para poder quedarse conmigo y acompañarme durante los días que pudo. Creo que me porté bastante bien y no les di demasiada guerra, pero ¿qué voy a decir yo?. Aunque tuviesen su cama y su comida, no deja de ser un trastorno para cualquiera estar encerrado todo el dia y con mascarilla.
Perdí totalmente el vello de todo el cuerpo. No había duda que la quimioterapia que se me habia aplicado era extraordinariamente fuerte. El contacto con mi propio cuerpo me resultaba extraño, pero trataba de verle la parte positiva, y me decía a mi mismo, que higiénicamente era mejor.

En una de las visitas diarias de mis hijos me comunicaron la triste noticia de que Juan, el enfermo que compartió habitación conmigo en uno de los ciclos y que tenía un problema renal, había fallecido. Me impactó porque nunca me pareció que las cosas con él se estuviesen haciendo bien. Su mujer, por teléfono me había comunicado días antes que le habían detectado una metástasis en el estómago....... No entendí nada entonces ni lo entiendo ahora. Donde estés Juan, que tengas la paz que no te dejaron ni supieron darte durante los últimos meses aquí. Eras una persona joven y buena y nos quedamos sin ti.

Llegó el día más esperado. EL 25 DE FEBRERO, dos días después de terminar la administración de la quimioterapia se programa el TRASPLANTE. Tenía curiosidad, por ver aquellas bolsas que contendrían mis propias células y a pesar de la importancia del momento que iba a vivir, creo que no era consciente de la realidad o de toda la la realidad. Trataba de pensar que sería un paso más y que si todo iba bien, sería prácticamente el último con una importancia seria sin pensar nunca que pudiese ser peligroso o vital. Mi hermana creo que estaba más emocionada que yo y se le notaba una gran alegría. También se la merecía.

Instalaron un monitor en la habitación y varias cosas más que probaron previamente y todo estaba listo para que cuando llegasen las bolsas se procediese al TRASPLANTE. Tardó más de lo esperado, pero sobre las 5 de la tarde todo estaba preparado. El monitor en funcionamiento, las bolsas sobre mi cabeza colgadas del pie de gotero y entonces la enfermera dice:
- Dra Cuando quiera.
- ¡Adelante!,- fue la respuesta

Había una cierta expectación y aquello sí me estaba poniendo un poco nervioso. No era normal que hubiese una Dra. mientras te administran nada y en cambio allí estaba y yo monitorizado.
Cayó la primera gota y no pude contenerme y lo dije en voz alta y la Dra. me contestó.

-¡Eso es vida!-

Mi hermana muy emocionada, y yo lo entendí después mejor,  me cogió fuerte de la mano. Estaba entrando en mí la propia vida que antes me habían extraído. Unos minutos después la Dra. y la enfermera, al no haber reacción alguna adversa se van aunque me controlan continuamente. Todo fue bien. No hubo ningún incidente, ni siquiera ninguna molestia.


Más de un año después no sé qué importancia tuvo aquello sobre mi, ni sé si podría estar contando mis experiencias si no se hubiese producido. A partir de este momento era como comenzar una vida nueva y haber pasado numerosos obstáculos que nunca hubiese pensado poder pasar. La noche fue igual de noche en la calle, pero en mi habitación además había algo que irradiaba vida y luz. Mi trasplante se había producido y hasta el momento todo iba dentro de lo normalmente establecido. Solamente me quedaba esperar que Mis células nuevas comenzasen a regenerarse y me diesen la fuerza que necesitaría en adelante.

Las analíticas eran tan continuas como siempre. El control de la regeneración y de la progresión de mis células serían miradas con lupa a partir de entonces y de ello dependía el éxito o el fracaso de todo lo pasado. Por primera vez se me hacía trasfusión de sangre, plaquetas y leucocitos. Un par de veces más recibí plaquetas y también leucocitos. Había que ayudar y estimular la regeneración.

Parece ser que los primeros días fue demasiado lenta esa regeneración y no había un avance importante, pero yo no me sentía mal, no había habido infecciones importantes y graves, pero naturalmente los efectos de la quimio comenzaron a salir y hacerme sufrir. La boca, faringe, laringe........ todo era una llaga. Mi lengua era una costra. Enjuagues continuos con diferentes productos. Problemas para alimentarme y cuando el problema aumenta me complica hasta la ingestión de líquidos también. el Nutricionista decide que mi alimentación se haga por via intravenosa.  Una bolsa grande ("La Vaca") la llamaba yo, colgada y su contenido iba entrando en mi organismo sustituyendo la odiosa bandeja de comida que me hartaba verla desde hacía mucho y sus olores al abrirla normalmente me  molestaban. Así estuve unos 10 días, tomando por boca algún preparado vitamínico con la textura de los yogures, aproximadamente. Alimentarse así no era cómodo, pero no era insufrible. Sí lo eran las llagas que seguían ahí y había desaparecido la mucosa, pero a pesar de todo también podía aguantarse.

Se unió a todo esto una diarrea importante y poco menos que descontrolada y durante unos días me hizo entrar demasiadas veces al aseo, e includo ducharme por la noche hasta tres veces. Lo de las duchas lo ocultaba, porque no quería molestar en horarios intempestivos y solamente con un brazo útil y muchos cables ya me arreglaba yo. Por la mañana cuando veían la ropa sucia...... bueno, pues me reñían un poco y ya está.

Entre todos los problemas que surgieron destaca el de una fiebre de orígen desconocido, que se repetía periódicamente cada 6 horas precedida de un frío intenso, como aviso. No había forma de saber de donde procedía aquella fiebre a pesar de las analíticas y los cultivos que se me realizaban diariamente. Aquello si me hizo pasar malas noches e incluso, una de esas noches, por no llamar pude haber tenido un serio disgusto. La fiebre alcanzó los 39,5º. Cuando llamé a la enfermera a las 7 de la  mañana, me riñó, con razón y me dijo: "Has estado a punto de convulsionar" ¿Como haces esto?. Mi respuesta fue que no quería molestar por eso.

El problema se prolongaba y no había resultados analíticos que descubriesen el "bicho". Una enfermera me dijo: - "La fiebre es del catéter" . Me quedé un poco sorprendido, porque lo decía con una total seguridad, pero claro, quien tenía que verlo era un médico. Así que cuando tuve la oportunidad de decirlo lo hice. Hubo algunas pequeñas dudas, pero se prodeció a la retirada de este catéter de la yugular y dos días después la fiebre había desaparecido. Como el reservorio estaba cerca, se "selló" y también se desconectó todo lo que habia conectado allí y me quedó solamente la via del brazo. Realmente esta adeversidad me hizo sufrir más de la cuenta e incluso tiempo después siguieron haciéndome análisis y cultivos. Si apareció el bicho o no...., a mi no se me ha comunicado, ni me importa demasiado.

Llegó el día 22 de Marzo y se me comunica que me van a dar el alta. La Dra. Rivas, creo que se alegraba de ello y yo más. Tenía muchas dudas y aproveché para trasladarle algunas preguntas sobre ellas como: ¿Cual es la diferencia entre el estado actual y el estado anterior al Trasplante?. ¿Si ahora se me dice que el trasplante es para curar, los ciclos de quimioterapia no lo eran?. ¿Cuales son los porcentajes de recaída que tengo? ....... Me contestó con una total amabilidad a todas las preguntas y me aseguró que no se trataba de poner parches en absoluto, que se trataba de curar y que había muy pocas posibilidades de recaída si todo continuaba así. Que el 100% era imposible de asegurar, pero que todo había ido muy bien y que me fuese  tranquilo, porque no tenía porqué temer.

 Por lo tanto el día 22 de Marzo, más de un mes en aislamiento, después de los trámites necesarios me dan el Alta Hospitalaria y el correspondiente informe. Comienza una nueva e incierta etapa. Cuantos miedos, cuantas preocupaciones, cuantos obstáculos, cuanto sufrimiento, cuántas preguntas sin contestar, cuántos trámites hasta llegar aqui..... Por fin salgo y salgo por mi pie. No tenía ni idea de lo que pesaban unas piernas hasta ese día. Despacio y poco a poco a casa. A tratar de olvidar la vida de hospital, las medicaciones nocturnas, los horarios de comidas ........... Los controles que me quedaban a partir de ahí no los conocía, pero suponía que serían numerosos y que las consultas se iban a suceder con mucha frecuencia. Y asi fue. Primero cada semana, luego cada 15 días, después cada mes y por fin, ahora cada tres meses sin contar las pruebas intermedias.  Esperemos que los periodos se vayan alargando y los TAC alguna vez no tenga que hacérmelos........ no me gusta el agua esa con sabor a anis ni que me metan contraste en las venas. Pero estos son males menores mientras lo demás vaya normalizándose como hasta ahora. Yo no llego a saber porqué todos maldecimos esta vida que tenemos, pero nadie queremos abandonarla, y da lo mismo creer que no creer. Todos nos agarramos donde podemos para quedarnos.

Deseaba llegar relatando mis experiencias hasta aquí, porque no me ha sido demasiado fácil volver a recordar algunas de las cosas pasadas, pero tengo que dedicar otro apartado, para agradecer y valorar muchas cosas y alguna decepción también.

...... (Continuará)

lunes, 23 de mayo de 2011

LINFOMA - "MI LINFOMA Y YO VIII"


MI LINFOMA Y YO (VIII)
TRASPLANTE (Primera Parte)

 Por Paco10

Realmente los siguientes días a mi alta hospitalaria, después de la extracción de células, fueron duros y mi recuperación demasiado lenta. Me sentía muy mal y mis fuerzas eran muy escasas. Recuperé algo en los 8 días siguientes, pero aún así no me sentía bien, aunque según las analíticas estaba dentro de lo normal o lo esperado, así que había que aprovechar la oportunidad y programar el Trasplante. La Dra. Rivas fue la que programó las fechas y especialmente el día del ingreso, que definitivamente iba a ser el dia 16 de Febrero.
Me volví a sentir agobiado. Tenía una alta dosis de miedo. Me encaminaba hacia algo totalmente desconocido, pero no solamente era desconocido por mi, sino por la mayoría de los profesionales de la sanidad con los que hablé. Las técnicas utilizadas eran desconocidas y todos coincidían en la agresividad y dureza del proceso.
En una de las muchas consultas no pude aguantarme y volví a asomarme a ese pozo que desde el principio iba a mi lado esperando un traspié. La Dra. me preguntó que porqué me ponía asi, que ya sabía lo que era la quimioterapia y que lo había superado bien. Le contesté con todo el respeto del mundo porque era lo que se merecía. "Tengo miedo", fue mi respuesta.
-¿Miedo a qué?
- A encontrarme solo, sin fuerzas, tirado en una cama. Tengo miedo a los efectos secundarios.... A la soledad.... No soy ningún héroe, ningún superman....
Trató de animarme y me dio la impresión de que dentro de aquella mujer aparentemente frágil, había una personalidad fuerte y decidida.

 Me explicó algunos de los procesos por los que pasaría, pero naturalmente tratando de hacerlo de una forma que no me asustase o me volviese atrás. Al fin y al cabo yo le había manifestado al principio mis dudas para llevar a cabo el trasplante y ella tampoco lo decidió hasta que el tema fuese tratado en una sesión clínica.
-"Vas a tener posiblemente fiebre, pueden salirte algunas llagas en la boca, diarrea, alguna infección, también puede derivar en neumonía..............."
A medida que iba enumerando estas posibles adversidades, más sensación me daba de hervirme la cabeza. La vista la tenía nublada y me sentía con frio en la piel. Salí preocupado, con los ojos húmedecidos, pero dispuesto a llegar hasta el final. Había que hacerse un trasplante y tratar de superarlo y después ya veríamos. Paso a paso y dia a día. Y seguía dándole vueltas a todo aquello en mi cabeza, sin llegar a comprender bien, porqué estaba pasando por todo aquello. No tenía ya ni preguntas ni respuestas. Estaba resignado a dejarme llevar.

-"Si total son 3 semanas y luego a recuperarse"
- O sea, un mes - le dije yo-
- Bueno, pero no mucho más.

Me entregó los documentos que debía leer y si estaba de acuerdo llevarlos en la próxima consulta. Le dije que si los leía no iba a volver, así que prefería firmar. Intentó convencerme, pero me negué a leerlos. Firmé y se los entregué allí mismo.

Me dejó mi hijo en casa y creo que durante el trayecto de vuelta no cruzamos ni una palabra. Me sentí como un condenado en el corredor de la muerte. Quería quitarme aquello de encima, pero era imposible. Demasiadas emociones, demasiadas dudas y mucho miedo. El pozo estaba más oscuro que nunca y había que bajarlo.

Fueron muchas las analíticas y chequeos. TAC, expirometría, Ecocardiograma......... No podía haber la más mínima infección, ni siquiera una uña en un dedo del pie que hacía tiempo que estaba dando guerra. Tuve que ir al traumatólogo, y hasta al Odontólogo, porque las caries tampoco se permiten.
- "Aquí tratamos las infecciones que se generen dentro, pero las de la calle, ni una".
Asi de tajante se mostró la Dra. y yo me preguntaba si después de lo que  me habían metido en el cuerpo sería posible tener alguna infección.

El Día 16 de Febrero de 2010, era la fecha para ingresar. Por la tarde con mi hijo y mi nuera llegamos al hospital de Alicante, pasamos a recoger la documentación en Admisión y nos dirigimos a la Planta 7ª Hematología. Era un módulo con 8 o 10 habitaciones individuales y 4 de ellas destinadas a trasplantes. Era consciente de que iba a entrar, pero no sabía cuando iba a salir de allí, ni siquiera como.
Se me asignó la última habitación de la izda. No recuerdo el número ni tampoco creo que interese mucho y comencé con el ritual de siempre. Colocación de las pocas prendas que llevaba, las cosas de aseo, pijama y a esperar acompañado durante unas horas por mi hijo y nuera.

Una vez sólo en la habitación me distraje durante un buen rato viendo como caía la noche y las maniobras de los vehículos en una rotonda que estaba abajo con numerosos semáforos. Esto y los paneles solares de un aparcamiento iban a ser una vista familiar durante una temporada.
De nuevo los olores característicos de los hospitales, a medicamentos y comida, pero había un silencio mucho más intenso que en los sitios donde habia estado ingresado en otras ocasiones. Me dieron algunas instrucciones, sobre como y cuando entregar la ropa usada y a hacer tiempo y darle un "mordisco" a la noche.
Hacía frío. La calefacción no llegaba y no era cuestión de empezar protestando así que a intentar dormir abrigado incluso con mi propia ropa, pero las preocupaciones y el miedo a enfrentarme a todo lo que se avecinaba me impedian dormir más de unos minutos seguidos. Días después me llevaron de casa un calefactor, porque el frio de aquella habitación era un problema más que no estaba dispuesto a pasar. Tenía la habitación  una especie de vestíbulo antes, habilitado con material estéril para que quien entrase  se pusiese lo necesario. Calzas, mascarilla, gorro, bata... además de diversos útiles para curas o medicación de urgencia o de uso continuo. La cama eléctrica y regulable en todas sus posiciones. Una ventana de tamaño normal que no tenía mecanismo de abertura, como era comprensible y otra más estrecha cuya persiana se había quedado encajada en la parte superior. Al no poderse abrir la ventana, por razones de asepsia, no había tampoco posibilidad de reparación inmediata al menos.

Las primeras luces del día entraron por la ventana que no tenía persiana hacia las 7 de la mañana y desvelado totalmente me aseé y esperé. No tardaron en ir a buscarme para llevarme de nuevo al quirófano donde un Intervencionista, me cogería de nuevo la subclavia para colocar otro catéter. El Reservorio solamente no era suficiente y había que tener otras entradas. Cubierto de paños verdes y tapada la cara, solamente oía, pero no veía. Me pusieron la anestesia local, me cogieron la arteria y a la habitación. Esta vez si que sería para no salir hasta el final.
Pasadas unas horas comenzó a dolerme la incisión que me habían hecho para la colocación del catéter y cuando una enfermera vió lo que me habían hecho dijo: ¡Siempre igual! ¿por qué no cogerán la subclavia?. No entendía nada, pero me habían colocado el catéter en la yugular. Por eso dolía tanto y así estuve varios días. Al final y a pesar de la incomodidad lo tuve que soportar.

Ese mismo dia 17 de febrero,  comenzaron a medicarme y preparar para la quimio que me aplicarían a continuación, y dos días después comenzaron con ella. Así que de nuevo con "mi novia" como llamaba al pie de gotero y que no me abandonaría hasta el día de mi salida. Tres máquinas perfusoras que avisaban de la más mínima irregularidad y por las que pasaban aquellos medicamentos más peligrosos. Sabía, porque me lo habían advertido en diversas ocasiones, que la quimioterapia que se me aplicaría iba a ser mucho más fuerte que la que llevaba hasta ese momento, a pesar de ser de las más agresivas. Había que pasarlo y había que mentalizarse que había que sufrirlo, así que las mismas cuentas de siempre. Día pasado, batalla ganada. Por eso eran importantes las horas que iban pasando y hasta los minutos.
El control de de tensión, temperatura, azúcar, orina, sangre.......... era continuo. Las yemas de los dedos otra vez sufrían aquellas "picaduras" que proporcionaban la gota de sangre necesaria, para el control del azúcar. Se miraban todos los parámetros y se aseguraba aquello en lo que hubiese la más minima duda. Me habían administrado un medicamento que debía ir tomando como si de una cachimba se tratase, con una mascarilla conectada a la toma de oxigeno, de sabor poco agradable y que por precaución, tanto durante la administración, una hora aproximadamente, como dos horas después no podía haber nadie en la habitación ni entrar sin ir totalmente aislado. Al parecer estas precauciones eran para evitar resistencias en otros organismos y yo me lo tomaba como si estuviese fumándome la "Pipa de la paz". 28 días después se repitió
El día 23 había terminado la quimioterapia y seguía aguantando. Los malos ratos pasados ya no contaban. Esos eran historia. Había que pensar en lo que había avanzado y los efectos de esa quimioterapia, tan brutal, para limpiar el sistema sanguíneo, dejarme sin defensas y que todo estuviese limpio para introducirme las Células Madre. Supongo que me encontraba en uno de los momentos más críticos de esta maldita enfermedad y que una infección viniese a complicar las cosas, era muy probable.
..... (Continuará)
 

viernes, 20 de mayo de 2011

LINFOMA - "MI LINFOMA Y YO VII"

EXTRACCIÓN DE CÉLULAS MADRE O PROGENITORAS (AFÉRESIS)

Por Paco10

Lo previsto en un principio sobre la Quimioterapia, era de 4 a 6 ciclos. Por lo tanto me quedaba uno más para terminar por el momento y seguir controlado a través de las consultas pertinentes. Pero también estaba pendiente la extracción de las células y los trámites ya estaban muy adelantados. Y sucedió que en una de las consultas, la Dra Rivas decide activar el proceso y  fijar ya la fecha en la que debía ingresar  porque parece ser, que había que aprovechar los efectos del ciclo de quimioterapia anterior.

A mediados de enero ingreso en el hospital de Alicante en un módulo de seguridad, supongo que por falta de espacio en otro lugar. La enfermera no es capaz de pinchar adecuadamente en el "reservorio", lo reintenta y tampoco. Me hizo daño y además nada. Entonces lo intenta en una vena del brazo derecho. Tampoco. Cuando va a intentarlo en el izdo, le comento que por qué no utiliza el "reservorio" que para eso estaba y que hacia dos o tres días funcionaba perfectamente. La contestación fue: "Si no quiere no lo pincho". No estaba en condiciones de discutir ni siquiera de exigir, asi que extendí el brazo izquierdo y allí me cogío una via, que por cierto no sirvió para nada. Cuando no se sirve lo mejor es dejarlo, lo pensé entonces y lo sigo pensando, pero nunca hagas sufrir a alguien por tu incapacidad y mucho menos por  mala fe. Siempre traté de no molestar ni lo necesario siquiera y la verdad es que así lo entendendieron siempre, pero cafres hay por todas partes.

La noche la pasé en blanco. Otra más y pensando que el día siguiente iba a ser duro. A primera hora al quirófano para instalarme un catéter en la vena femoral. Anestesia local y vendaje en el muslo. Poco tiempo después y sin tiempo ni para poder desayunar me llevan a la Sala de Aféresis. Me conectan el catéter recién puesto a una máquina, después de los trámites del primer dia y comienza mi sangre a pasar por ella. Pitidos y ruidos, silencio e instrucciones y acostado sin moverme durante el tiempo que dijesen. No quería mirar tanta goma con mi propia sangre circulando por ellas. Me resultaba incómodo y mejor no ver. La única incidencia reseñable fue la sensación de hormigueo por las piernas y manos. Entonces un comprimido de calcio y la sensación desaparece. Dos horas aproximadamente el primer dia y a mediodia a la planta de nuevo. Eran cerca de las 3 de la tarde. Aparentemente no estaba mal, pero nadie me había advertido que el incorporarme bruscamente podía producirme un desfallecimiento. No fue bruscamente, pero a pesar de todo la tensión arterial max se quedó en 6. Inmediatamente acude la Hemátologa de guardia y poco a poco se fue pasando. A primera hora de la noche otra recaida y otro desfallecimiento que poco a poco pasa también.

Durante 4 días más a primera hora me llevaban para conectarme a la máquina. Durante 5 horas aproximadamente permanecía sin moverme. En el tiempo que estuve conectado a aquella máquina desfilaron por mi mente las imágenes de toda mi vida pasada y muchas de las que estaban por venir. No pensaba en nada que no fuera presente, porque el futuro desde hacía mucho no existía para mi. Los planes a más de dos días, eran excesivamente largos. Día a día y casi minuto a minuto. Hasta me agobiaba no poder pensar más allá de un periodo tan corto. Era consciente que las cosas podían cambiar en minutos y trastocar cualquier mínimo plan. Por lo tanto contaba únicamente el presente. ¿Y si la máquina no funciona como debe o no hace su función como debe? ¿Cómo acierta a recoger aquellas células que debe y no las demás?..... Pude saber que las células que la máquina debia "cazar" eran las CD34+, pero no sabía cuantas y la verdad que lo único que me importaba era llegar al viernes y con la cantidad necesaria para poder después proceder a su almacenaje para posterior trasplante.

Solamente un enfermo en otra cama y ni una frase intercambiamos a excepción del saludo de rigor. Cuando lo creían oportuno paraban, desconectaban y a la planta hasta el dia siguiente. El solo hecho de poder cambiar de postura era algo extraordinario.

 Cada día me iba sintiendo más débil y además se sumaba la incertidumbre de no saber si sería suficiente un ciclo de 5 días para obtener las células necesarias. De no ser asi, habría que hacer nueva preparación y otro ciclo. La preparación se hacía dura porque entre otras cosas había que inyectarse diariamente las mismas inyecciones que tras los ciclos, pero no solamente 5, sino en tanta cantidad que producían dolores musculares y debilidad, y eran necesarias para activar las células y que abandonasen la médula, donde se refugian y fuesen capturadas por la máquina. En total fueron 26 inyecciones las que me puse en el vientre antes de comenzar la extracción de células; Inyectables que no se expenden en farmacias por ser de uso exclusivo hospitalario. El coste económico mejor no decirlo.

Llegó el viernes sin saber si iban a ser suficientes las células que se habían extraído o no y estaba casi convencido de que no iban a serlo. Deduje que si al compañero ya le habían dicho que no volviese el viernes y a mi se me estaba aplicando un horario más amplio conectado, la captación de células mías era inferior.  Por lo tanto cuando la Dra. se acercó a mi y me dijo que con las extracciones efectuadas había suficiente para hacer un trasplante, de nuevo volví a emocionarme y estos ojos que ya se estaban acostumbrado a llorar demasiado  volvieron a hacerlo y no me cuesta nada reconocerlo. Esta vez me sentía feliz de verdad. Me había quitado algo de encima,  algo que me había resultado muy duro poder pasarlo,  pesar de que había quien me había dicho que aquello "no era nada".

Desde ese momento y una vez dados los tratamientos necesarios a esas células, yo contaba con un seguro de vida, que no todo el mundo tiene. En caso de recaída tenía mi salvación en un banco de células y si se producía el trasplante a continuación, todo estaba preparado. Era algo de una gran importancia y de lo que fui consciente porque lo había pensado tantas veces que me parecía auténtica ingeniería médica y eso debe ser.

En planta proceden a retirarme el catéter de la femoral. Casualidades de la vida. Me toca la misma enfermera del dia de la entrada. Saca el catéter, sale un chorro de sangre, presiona sobre la femoral, pero tiene que ir a buscar algo más adecuado que el rollo de esparadrapo de tela de 10x10. Me quedo presionando yo y ella va a buscar más esparadrapo para hacerme una especie de torniquete sobre la vena y tratar que no sangre. Después de dos horas, volvió a probar si la hemorragia ya no se producía, pero se produjo, asi que en vez del alta tuve que continuar hospitalizado hasta el sábado por la tarde con miedo de que aquella hemorragia me jugase una mala pasada. Mis hijos mayores se relevaron aquella tarde y noche, pero yo la pasé con la mano haciendo presión sobre aquél vendaje y me daba igual dormir que no. Ya en la calle me di cuenta que mi debilidad era mayor que nunca y que me costaba llegar hasta el coche que me traería a casa. Realmente lo pasé mal durante muchos dias. Las fuerzas me abandonaban y de una forma más implacable que tras los ciclos de quimioterapia. No lo sé, pero pienso que en el proceso se quedaba mucha sangre entre unas cosas y otras y las defensas iban debilitándose cada dia más sin olvidar la medicación de los dias anteriores.

¡Esta fase había terminado también.!

NOTA: Gracias Mª José y Paqui, por haberos puesto en contacto conmigo y leer estos humildes relatos y los comentarios de aquellos que aportan y expresan lo que sienten en cada momento. Vosotras habéis pasado por esto mismo y sabéis mucho más de lo que aqui digo, pero es necesario resumir. Bienvenidas y saldremos de todo esto

...........(continuará)

LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA EN EL NEW YORK TIMES

El New York Times ilustra la corrupción en España con el ejemplo de Camps

El Pais
The New York Times atribuye las protestas que se están produciendo en España a la "corrupción de los partidos políticos" y, para ilustrar este argumento, pone como ejemplo el caso del presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, al que llega incluso a comparar con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Camps con su amigo Fabra
"El domingo, se espera que Francisco Camps sea reelegido como jefe del Ejecutivo regional de Valencia. A finales de año, sin embargo, Camps también estará probablemente en el juzgado para enfrentarse a cargos de soborno como parte de una vasta investigación de corrupción, denominada caso Gürtel, que también incluye a varios políticos de la principal fuerza política de centro-derecha, el Partido Popular", explica el diario en un artículo.
A pesar de todo, The New York Times subraya que estas acusaciones "no han entorpecido" las posibilidades de Camps para la reelección, y llega a comparar al dirigente 'popular' con Berlusconi, ya que "el señor Camps se ha presentado como la víctima de una caza de brujas por parte de sus oponentes políticos, jueces y medios de izquierda".

El diario norteamericano utiliza una frase del diputado socialista por Valencia en el Congreso Ferran Bono, anteriormente periodista de El País, para reflejar esta situación: "Hay gente que ha visto tantos escándalos políticos que los trivializa, aunque creo que también hay mucha gente que verdaderamente cree en la teoría de la conspiracion que Camps tan activamente ha difundido".

Fracaso de los políticos

The New York Times' explica que ante las elecciones del próximo domingo en más de 8.000 ayuntamientos y en 13 de las 17 comunidades autónomas, "miles de personas, la mayoría de ellas jóvenes, han tomado las calles en Madrid, Barcelona y otras grandes ciudades esta semana exigiendo el fin de la supuesta permanente corrupción en los partidos políticos".

Camps con E. Aguirre
Pero además, afirma que "alimentando la ira" de los manifestantes también se encuentra "el fracaso de los políticos para aliviar las dificulades que se han impuesto a la población que lucha contra una tasa de paro del 21 por ciento".

"El mensaje de los manifestantes es una campaña alternativa que podría eclipsar la de los partidos establecidos y resultar en una bajada de la participación el domingo", indica el diario, que añade uno de los eslóganes de la plataforma 'No Les Votes' acerca de que "la corrupción en España ha llegado a niveles alarmantes".

jueves, 19 de mayo de 2011

LOS ACAMPADOS DEL 15M PENDIENTES DE LA JUNTA ELECTORAL

LOS 8 MAGISTRADOS Y LOS 5 CATEDRÁTICOS SIGUEN REUNIDOS 5 HORAS DESPUÉS


Por Paco10
Este no es un tema ni de izquierdas ni de derechas, ni tampoco de captación de votos, por lo tanto la Junta Electoral Central o el TC, tendrán que hilar muy fino para no crear un  problema en lugar de facilitar una solución, a lo que hasta el momento me cuesta llamar conflicto. Es un problema de sentirse representado o no y está claro que con la crisis económica se han descubierto muchos traseros ocultos tras unas siglas y no han tenido rubor alguno en inclinarse hacia un lado. Hacia el lado del Poder Económico que es el auténtico "Poder Fáctico", contra el que los políticos se estrellan, les favorecen si es necesario e inclinan sus testas sin poner reparo alguno.

Voto en el 15-M
Movilización en la Puerta del Sol del 15M - 19.5.11
Viene esto a cuento, porque empezamos a oir voces en diversas direcciones sobre el quién o el porqué se ha producido esta movilización de los jóvenes que son los que están dando la cara pidiendo lo más elemental que se le puede pedir a un político. Que los representen. Que se sientan representados. Y detrás estamos los que apoyamos esas movilizaciones, que tampoco nos sentimos representados por los partidos políticos que nos gobiernan y que hace años que dejamos nuestra juventud, a veces para lograr que Vds, los Políticos vivan como viven. Por eso estamos empeñados en que la política cambie de rumbo y no hay que ser ningún cerebro privilegiado para entender lo obvio. La política para privilegiados no es democracia, porque falta lo esencial; El Pueblo. y no hace falta darle vueltas. Es asi de simple

No impidan que ese Pueblo, del que Vds se acuerdan en campañas electorales y nada más, se manifieste. No intenten que los ciudadanos dejen de pensar y piensen por sí mismos. Vds pueden pedir el voto y hacer campañas electorales con muchas promesas y programas, que no dejan de ser incumplimientos anticipados y Vds no pueden impedir que esos ciudadanos a los que les prometen lo que saben de antemano no les van a conceder, cansados, indignados de ser considerados válidos demócratas mientras introducen la papeleta en la urna y olvidados inmediatamente después del recuento de votos, se manifiesten y pidan, no que no se vote, sino que no les voten a Vds, a los que llevan tomando las decisiones durante tantos años, a los que han olvidado su representatividad y le han dado la espalda a los ciudadanos haciendo dejación de sus obligaciones éticas y morales. Se han acordado y han legislado para su propio bien y el de los privilegiados, pero no para los demás.

Y podemos seguir dándole vueltas a la noria y podemos seguir mareando la perdiz, pero son Vds los culpables de lo que sucede y a Vds hay que pedirles la responsabilidad que les corresponde, porque se han presentado voluntariamente y han contraído unas obligaciones que deberían considerar sagradas para con el Pueblo en general y no lo han hecho.

La ciudadanía de este Pais ha estado humildemente agachada mientras unos recortaban sueldos y pensiones y los otros pedían más. Mientras los ricos se van haciendo más ricos y los pobres........ a los pobres que les den. Estos que paguen impuestos, que ya le bajamos los porcentajes a los ricos y que se callen.

Si fuesen minimamente conocedores de la realidad social, todas estas cosas las entenderian inmediatamente. Ahora les va a costar entender que hay un movimiento social que está contra la política que han aplicado los unos y los otros, porque el día que se decanten por una u otra opción, seguramente saldrá un híbrido que no haya quien lo digiera.

miércoles, 18 de mayo de 2011

¡¡¡ POR FIN !!! MANIFESTACIÓN E INDIGNACIÓN

LAS CONCIDIONES ACTUALES Y LA APATÍA POLÍTICA LO ACONSEJABAN

Por Paco10
A veces no puede uno por menos de sorprenderse de ciertas actitudes de aquellos a quienes les correspondería anticiparse, por obligación, a los hechos que se les convierten en dolores de cabeza.
En este mismo Blog y no tengo nada de vidente, el 4 de Abril, hacía un llamamiento especialmente a la juventud, para que se alejasen del conformismo y el confort al que se estaban acostumbrando, o los habíamos acostumbrado y ellos se habían instalado. Se hacían referencias a los mismos temas que ahora reinvindican en concentraciones en los lugares neurálgicos de diferentes ciudades. Pues ¡Ya era hora!.
Me alegra ver a jóvenes que sean capaces de comprometerse politicamente. Me alegra que sean capaces de enumerar las carencias que los políticos y la sociedad no han sido capaces o no han querido remediar. Me alegra que se informen, lo divulguen y lo negocien. Me alegra ver una generación que puede ser digna sucesora o mucho mejor que la actual. Si son capaces de encauzar los temas objeto del desentimiento, es muy probable que  su movimiento, nuestro movimiento, alcance cotas importantes de soluciones.

Y es que hay temas, que como decía al principio, sorprende que nadie vislumbrase siquiera que podían convertírseles en un serio problema, justamente cuando en plena campaña electoral, se abrazan, se besan y babean pensando que ya han cumplido con las expectativas de los ciudadanos, visitando escenarios donde sus afines se destrozan las manos dando palmas. Pues no siempre es así: Algunas veces las palmas se vuelven tortas y lo que me preocupa es que no se repartan proporcionalmente como debieran. Si estas movilizaciones surgidas un tanto "alocadamente", son capaces de organizarse, de mantener firme su postura y su ideario, pienso que se habrá dado un importante paso al frente. A ver quien va a ir contra valores como:
La igualdad
El Progreso
La Solidaridad
La Sostenibilidad
El Bienestar.
O contra derechos básicos y contemplados en la propia Constitución como:
Derecho a una vivienda
Derecho al trabajo
Derecho a la participación política en igualdad de condiciones....
Se pide igualmente, que los Gobiernos dejen de depender de los poderes económicos, que son los que precisamente salen más reforzados ante una crisis que ellos mismos provocaron con su avaricia. Que se les ha rescatado con nuestro dinero y ahora, después de tapar sus agujeros no ponen como debieran en circulación los créditos necesarios para que la economía no se colapse o simplemente funcione.

Concentración en la Puerta del Sol (Madrid)
Si son capaces, con nuestra ayuda, de mantener este "ideario", es posible que se nos deje de considerar productos del mercado y convertir la INDIGNACIÓN en una REVOLUCIÓN ÉTICA INDISPENSABLE

martes, 17 de mayo de 2011

La sabiduría popular o "LA TORTUGA EN EL POSTE"

Una amiga me lo envió por internet. La verdad es que creo que no hacen falta comentarios y creo que ninguno se puede molestar puesto que es de "general aplicación" a todos los que han hecho de la política su particular y bien remunerado medio de vida.

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un descanso. Se sienta en un banco... al lado hay un señor de más edad y, naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los políticos y similares.

El señor le dice al joven:
  • ¿Sabe? LOS POLÍTICOS Y DEMÁS, SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE.
Después de un breve lapso, el joven responde:
  • No comprendo bien la analogía... ¿Qué significa éso, señor?
Entonces, el señor le explica:
  • Si vas caminando por el campo y ves una tortuga arriba de un poste de alambrado haciendo equilibrio ¿Qué se te ocurre?
Viendo la cara de incomprensión del joven, continúa con su explicación:
  • Primero: No entenderás cómo llegó ahí.
  • Segundo: No podrás creer que esté ahí.
  • Tercero: Sabrás que no pudo haber subido sola ahí.
  • Cuarto: Estarás seguro que no debería estar ahí.
  • Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté ahí.
Entonces, lo único sensato sería... ¡ayudarle a bajar!

EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES ¡HAGÁMOSLO BIEN! TRATEMOS DE QUE ¡¡¡NINGÚN ANIMAL SUBA AL POSTE!!!

lunes, 16 de mayo de 2011

LINFOMA - "MI LINFOMA Y YO (VI)"

EL LINFOMA Y YO (VI)
CUARTO Y QUINTO CICLO


Por Paco10

Estaba terminando el tercer ciclo de quimioterapia y seguía aguantando mi organismo. Era más fuerte de lo que yo mismo podía imaginar. Mis hijos seguían mi evolución, supongo que con la lógica preocupación, pero no fue motivo de conversaciones importantes. Yo lo sufría lo más en silencio que podía y ellos hacían lo mismo. Les comenté lo de la extracción de células madre y lo del trasplante, pero la decisión era mía y solamente mía. Así que al dia siguiente le comuniqué a la Dra Blanes que lo de la extracción de células madre, estaba dispuesto a llevarlo a cabo, con la idea de que una vez fuera podían guardarse para proceder al trasplante cuando fuese necesario, por una probable recaída. No dijo mucho la Dra. Ella siguió haciendo los trámites pensando en hacer ambas cosas y la explicación era lógica y razonable: "Ahora tienes el organismo bien. Está respondiendo perfectamente al tratamiento. Debemos aprovechar ahora y no esperar a que dentro de unos años no podamos efectuar el trasplante, porque las condiciones no lo aconsejen". Me dí cuenta que estaba en sus manos y que haría lo que ella me dijese.
De alta del tercer ciclo y pocos días después me citan desde el Hospital de Alicante para acudir a la consulta de hematología una por la tarde.

Allí tenían ya parte de mi historia clinica y allí comenzaba otro episodio de mi enfermedad. En principio se trataba de una primera toma de contacto poniendo en duda el trasplante por razón de la edad. A partir de una determinada edad no se hacen trasplantes por sistema. El DNI juega un papel demasiado decisivo, creo yo y al final quien juega de verdad a favor o en contra es tu propio organismo. Antes había que tener las células. Me encontraba con dos frentes abiertos a la vez. Los ciclos de quimioterapia y la preparación para la extracción de células. Era raro el día que no tenía que acudir a un lado u otro y solamente pedía que me dejasen descansar y vivir tranquilo. No podía ser.

La Dra. Blanes pretendía que en Alicante acelerasen los trámites para evitar (eso es lo que yo percibía) que me tuviesen que dar el cuarto ciclo. Pero las cosas iban más despacio que el tiempo y llegamos a la cuarta semana del alta del tercer ciclo y vuelvo a ingresar. Recuerdo que entrando por el hospital, acompañado de mi hijo Miguel Angel, que parecía mi taxista, comenté: "Maldita  la gana que tengo de entrar. Ahora que me encuentro bien otra vez a ponerme mal". Como de costumbre no hubo ningún comentario más.

CUARTO CICLO.  Me estaba librando de infecciones, de trasfusiones y además de la Gripe A. Esta hubiese sido para mi casi con toda seguridad un riesgo poco menos que mortal. Las discusiones médicas sobre la conveniencia de la vacuna a personal con quimio o no, parece ser que no llegaban a un acuerdo y renuncié a la vacuna.

Como siempre y entre mi escaso equipaje, iba un aparato de radio con conexión USB y tarjeta SD. Llevaba la música que más me apetecía y más adecuada para oir en un hospital. Musica instrumental de James Last, Paul Mauriat, Fausto Papetti, Luis Cobos..... etc. Cerca de mil canciones que me relajaban y me hacían olvidar otras cosas. La música fue una compañía extraordinaria y creo que a veces una terapia imprescindible.

Todo es lo mismo que en los ciclos anteriores y cada día que pasa es para mi un triunfo, porque es un paso importante para llegar a la finalización de los ciclos de quimioterapia o para el final de todo. Lo que tuviese que pasar, cuanto antes. No se podía vivir así. Los nervios ya estaban a flor de piel y una respuesta en contestación a una pregunta de lo más normal, se tergiversa, se malinterpreta y me crea un grave conflicto familiar precisamente con quien menos podía esperarlo. Era lo que me faltaba. Aquello me hizo tanto daño como la propia quimioterapia, y siguió la situación durante mucho tiempo. Demasiado. Nunca entendí aquella reacción y sigo sin entenderla y mucho me temo que nunca la entenderé. Lo sufrí y lo pasé mal y me cuesta hasta recordarlo. Por lo demás no hubo incidentes durante el tratamiento dignos de destacar,  y de nuevo el alta hospitalaria.



A casa nuevamente. Consultas aquí y consultas en Alicante. Cada ciclo que iba terminando el organismo se resentía menos y este cuarto ciclo,  era el que mejor había tolerado y menos efectos secundarios me produjo, pero la debilidad era notable. Me envían a la unidad de Extracción de células. Veo la máquina a la que me van a conectar, pero desconozco practicamente todo. De hecho me habían dicho: "Eso comparado con la quimio no es nada".

Tres o cuatro días después del alta, el Ayuntamiento de Lorca, nos hace un homenaje a los que contribuímos 30 años antes a asentar la democracia en este pais desde un cargo público. Para mi era un acto muy importante y muy emotivo. Hacía muchos años que no veía a los que fueron compañeros en la gestión política del Municipio más grande de España y por desgracia me encontré con demasiadas ausencias ya definitivas que llegué tarde para poder volver a verlos o ellos se fueron demasiado pronto. Eso me entristeció. Yo aún había tenido la suerte de llegar hasta  allí y recibir la placa y recordar algunas de las muchísimas anécdotas que nos sucedieron a todos. Los discursos de rigor y vuelta a casa con un acompañante que había buscado no fiándome de mis fuerzas.
A nadie de los presentes, como se puede uno imaginar se le pasó por la mente, que casi un año y medio después aquel Recinto Ferial sería un campamento para los afectados por un terremoto.

De vuelta a la realidad, me vi con tres Hematólogas tratándome a la vez y citando cada una el día y hora que mejor les convenia. En alguna ocasión por imposibilidad hubo que cambiar horarios o consultas. Analíticas continuas. No sé si se repetían, pero mis venas estaban como un colador. Al menos en Alicante utilizaban el reservorio y no dejaba de ser un alivio, aunque tenía que madrugar y pasar frio para estar a las horas.

El tiempo siguió pasando inexorablemente y en contra de la Hematóloga de la quimio llegaba la cuarta semana del cuarto ciclo. Nos habíamos metido en plena Navidad. Tenía que ingresar, si las fechas se mantenían, un par de días antes de La Nochebuena.

QUINTO CICLO. Y a pesar de todo llegamos hasta el que sería el último ciclo de quimioterapia. Pedí que no se alterasen las fechas porque fuese Navidad, que lo primero era lo primero, pero fue imposible que en la Farmacia preparasen el tratamiento durante esas fechas (el tratamiento por supuesto, era personalizado desde el principio), asi que ingresé de nuevo en la última semana de Diciembre.

 Pude aprovechar para ir a pasar la Nochebuena a Salamanca con mi familia. Estaba cansado y me costó hacer tantos kms, pero lo conseguí con bastante esfuerzo. Mis hijos ese año lo pasaron como pudieron, pero supongo que con una cierta tristeza. Me despedí de Salamanca sin la seguridad de poder volver a verla, aunque interiormente me sentía con fuerza e incluso con la suficiente como para pensar que si no volvia de una forma volvería de otra, pero mi final estaba allí.

No he sido nunca demasiado partidario de las Fiestas de Navidad. Me han resultado siempre un tanto nostálgicas e hipócritas. Se dice lo que no se piensa y se celebra aquello que ni se conoce. Pero las tradiciones y las costumbres se hacen obligaciones.

El día de Nochevieja envié algunos mensajes y recibí otros. Estoy seguro que lo que se decía en ellos se sentía así y como tal los agradecí. En la habitación quedamos el compañero, su novia y yo. La verdad que algo raro notaba en el ambiente y que algo notaba que me faltaba. Pero ya llevaba mucho tiempo luchando contra esa soledad que te produce no tener una persona confidente, que sepa lo que tienes y lo que puede pasar sin que por eso se lo tengas que explicar. Que se haga cargo de aquello que, a veces, sin deber hacía yo mismo. Que no tuviese que pedir favores, ni recordar fechas.... Parece ser que esto no es fácil de entender y mira que es fácil de sentir. Nada extraordinario, salvo una copita de "cava" que nos llevó una Auxiliar y que le agradecí, aunque no la bebiese. Creo que no hubo nada más. Alguna foto que el compañero tuvo el detalle de sacar. Yo esa noche la tenía más tranquila ya, aunque tampoco durmiese. Era lo normal

El dia 2 de enero de 2010, había concluído mi quinto ciclo y por razones que ignoraba me encontraba más cansado y abatido que de costumbre. Se lo hice saber a la Dra. pero no le dimos importancia. Era sábado, el lunes consulta en Alicante después de una analítica más. No sé que número haría ni me importaba. Me encontraba realmente mal y las horas de espera desde la analitica para la consulta, acompañado de uno de mis hijos las pasé mareado y sentado por donde podía. Tampoco le dió importancia a mi estado la hematóloga y después de la consulta vuelta a casa. Pero esta vez había algo raro que no había notado antes y todo se aclaró cuando dio la cara una gastroenteritis que me hizo pasar una tarde y una noche para olvidar. No quería molestar a nadie en medio de la noche. Aguanté hasta las 7 de la mañana y entonces llamé de nuevo a mi hijo Miguel Angel, para que me llevase a urgencias. Cuando entré en el Box, con un frío del diablo, estrellé mi mano contra la pared y me derrumbé y ante la mirada seria de mi hijo repetí "No puedo más" "No puedo más"... Poco después me sacaron del Box por falta de espacio y todo el dia  en un pasillo con mi gotero conectado a una vena y sin saber lo que aquello llevaba. Vispera de Reyes y con un mal estado inaguantable. Cuando entraba la noche me dieron a elegir: O seguir aquella noche alli o irme para casa. -"Esto es un proceso que dura 2 ó 3 días y lo mismo dá aqui que en tu casa"-. Así que le pedí el tratamiento adecuado y preferí irme. Y efectivamente aquello pasó y seguieron las consultas y las analíticas. ........

(Continuará)

viernes, 13 de mayo de 2011

LINFOMA - "MI LINFOMA Y YO (V)"

EL LINFOMA Y YO (V)
CICLOS SEGUNDO Y TERCERO

Por Paco10

... De cada cuatro semanas una dentro ingresado y en las otras tres, consultas, analíticas y recuperación. Después del primer ciclo superado después de 6 días ingresado, mi debilidad era importante. Aprendí a pincharme en el vientre unas inyecciones para la regeneración y fortalecimiento de las células y el apetito se me disparaba a determinadas horas, pero mi debilidad era muy grande. Lo intentaba, pero no podía. No quería depender de los demás, porque eso si tenía que llegar ya llegaría, pero lo pasaba muy mal a veces y muchas otras estuve tentado de claudicar y dejarme llevar. Otras a punto de llamar para que me llevasen al hospital. No tuve náuseas, ni dolores significativos, pero si un malestar sin definición, que me hacía la vida imposible. Cuando coincidía con el espejo, me decía para mis adentros "que poco te va quedando", pero por dentro me reía. Lo iba a poner complicado, todo lo difícil que fuera necesario. Si había alguna salida la iba a tomar.

A continuación me derrumbaba. Aquello era inhumano. No era justo. Yo no había hecho nada de lo que quería hacer practicamente. No podía terminar asi. No podía pensar que mis nietos no iban a recordar que tuvieron un abuelo y que los quiso como quiso a sus propios hijos. Ellos no entendían nada y así mejor. No quise que fuesen al hospital y me vieran en ese estado, pero recordarlos me hacía ser a veces feliz y otras desgraciado. Eran las contradiciones de la mente, el sin sentido de todo lo que estaba pasando.

Creo que va siendo hora que explique un poco en qué consiste esta enfermedad, aunque nunca se deba tener lo expresado por mi como algo científico ni exacto. Lo que digo de ella, es lo que me han tratado de explicar a grandes pinceladas y con eso tengo bastante. Por lo tanto LINFOMA,  es una alteración del "Sistema Linfático"  que por causas desconocidas, los linfocitos reaccionan de una forma incontrolada ante algún cambio del organismo. Estos Linfocitos "malos", no mueren y pueden crear colonias que conocemos como ganglios, o tumores invadiendo como es natural todo el organismo. Los Linfocitos "buenos" siguen estando, pero van muriendo. Es por lo tanto una de las enfermedades de la sangre, que algunos denominan cáncer también, pero que no es una palabra que les guste utilizar. Es una enfermedad de la sangre que hace no mucho, era mortal y ahora se puede convertir en enfermedad crónica e incluso con trasplante....... puede llegarse a la curación total.  El diagnóstico es el de LINFOMA NO HODGKIN y dentro de este grupo existen otros subgrupos y tipos. El mío al parecer es de los más agresivos. Concretamente :"Linfoma NO Hodgkin de Células del Manto". El NO es importante, porque el Linfoma Hodgkin y que lleva el nombre de su descubridor es diferente.
(Os ruego que todo este párrafo lo pongáis en cuarentena, porque son deducciones de lo que he ido preguntando y no es que me lo hayan explicado mal, es que quizá no lo haya entendido bien.)

A los 15 días aproximadamente, de haber terminado el primer ciclo, comencé a perder el pelo abundantemente y opté por cortármelo yo mismo, lo más corto que la máquina aceptaba. Así, de golpe era mejor y aunque estar calvo no me importaba, si echaba de menos mi barba y notaba el frío en la cabeza, incluso cuando estaba en la cama. Como la apariencia física no me causaba problema alguno, unas veces llevaba gorras y otras gorros de lana, incluso dormía con ellos. Pero como digo, esto para mi no fue un trauma demasiado importante, aunque mi aspecto cambiase notablemente.
Y entre prueba y prueba, analítica y biopsia, TAC y demás iban pasando los dias y a partir del día 10 experimento una mejoría importante y unos dias después me encuentró bastante bien. Pero ese era el síntoma que me acercaba al siguiente ciclo.

SEGUNDO CICLO.
Cuarta semana y nuevo ingreso. Nuevamente el mismo ritual. Pijama, arteria cogida, goteros en funcionamiento, noches eternas. De nuevo incisión en el pecho y catéter a la arteria subclavia, extracción de médula por punción, analíticas continuas, controles de azúcar, fiebre, orina, algún diurético que me condenaba a levantarme cada 10 minutos ....... pero lo más importante, lo que más fuerza me daba, era ver como mi organismo seguía funcionando con cierta regularidad, y como seguía latiendo mi corazón a una frecuencia normal. ¡Paco...... te lo digo como amigo, no como médico..... ......! Y no podía por menos de volver a llorar, pero me hacía bien y me sentía mejor.



Coincidí en la habitación con otro enfermo con un problema de parálisis renal, y cuyo orígen desconocían. Era una persona agradable, educada, como lo eran sus familiares y que transmitía serenidad y ánimo. Creo que fue la persona que más llegué a conocer durante todo el proceso. Tenía que pasar muchas veces al cabo del día por delante de su cama para desplazarme al aseo. A veces le  ponía las pantallas de las máquinas que llevaba colocadas en el pie de gotero y le decía alguna broma, como: Juan ¿Qué canal quieres que te ponga?. Solía contestarme con un: "No seas cabrón y no me hagas reir". Los dolores le hacían pasar malos ratos y las pruebas a las que lo sometían eran inhumanas. Pero la verdad es que hasta nos reímos y mucho durante aquellos días y también solía pasarme que cuando dejábamos de hablar y me daba la vuelta, con la cortina de separación echada, lloraba y me desahogaba.
 
Tuve la gran suerte de tener a mi hermana pequeña y mi cuñado alguno de los dias de este segundo ciclo acompañándome en el hospital y cuando salí me encontré una casa reluciente y además cuidado y atendido. Me atreví a salir el mismo dia de mi alta a dar un paseo con ellos y sólo yo sé lo que me costó llegar a casa. Había que ir más despacio. Las prisas había que olvidarlas y hacer más caso a mi organismo. Aquello no era una broma.

Esta vez lo pasé mal los primeros días, como me pasó en el primero, pero no fueron tantos días y parecía que la quimioterapia iba remitiendo en sus efectos. Pero no me daba tiempo a disfrutar de nada. Seguían las pruebas y las analíticas y la "amenaza" de tener que ser trasfundido, que para mi era algo que temía y no sé por qué.  El caso es que me fui librando, aunque fuese por lo justo, y así fue llegando la cuarta semana desde el alta del segundo ciclo y vuelta a empezar.

TERCER CICLO. Antes de iniciar el tercer ciclo me implantaron un "Resevorio" en el pecho o Port A Cath. Un artilugio incrustado, que conecta con la arteria subclavia y a través de él me conectarían desde entonces lo que antes hacían a través del catéter. La ventaja estaba en que no tendrían que hacerme una pequeña intervención para colocarme el catéter en cada ciclo y  servía para imnumerables veces, por lo tanto algo me evitaba pero no que además tuviese la via del brazo. Las venas se iban "quemando" y cada vez era más complicado buscar una vena que aguantase la quimioterapia o las demás sustancias. El pinchazo lumbar para la extracción medular era fijo en cada ciclo y si el pinchazo me resultaba de lo más desagradable y doloroso a veces, las varias horas que debía mantenerme inmóvil a continuación me desesperaban. En alguna ocasión exploté. Era imposible aguantar tanto sufrimiento. No me aliviaba de mis males llorar en soledad, pero soltaba todo aquello que llevaba dentro que procuraba no exteriorizar.


Y todo iba normal también en este tercer ciclo. Todos los días, por supuesto me visitaba la Dra Blanes, y uno de los primeros dias de este ciclo me propone llevar a cabo la extracción de las células madre, para posible trasplante posterior. (Ya me lo había explicado en una de las consultas, pero no para cuando). Me sentí realmente mal. Me sentí agobiado. No había superado todavía el miedo de la quimioterapia ni del tratamiento agresivo que llevaba y pensar en complicar más las cosas se me hacía un muro demasiado alto para poder saltarlo y cuando además me plantea hacer todo continuado, es decir: Extracción de células y a continuación trasplante.... Volví a ver el pozo que ya me iba siendo familiar y volví a sentirme flotar. No me importa decirlo. Volvi a llorar. Estaba viviendo algo impensable unos meses atrás y me estaba sucediendo a mi, a nadie más que a mi. Me negué. Le di mis razones. No me sentía con fuerza ni estaba mentalizado para llevar una extracción de células y además el trasplante a continuación. Se lo dije así y me entendió y creo que también salió convencida que cambiaría de opinión, porque el único beneficiado sería yo aunque antes tuviese que sufrirlo.
Terminado este tercer ciclo me visitaton mi hermano y mi cuñada y al menos tenía una ayuda complementaria. Me fue más fácil llevar el post ciclo con su ayuda y se lo agradezco de verdad.

......(Continuará)

NOTA.- Por una avería en el sistema de Blogger, todo lo publicado desde el dia 11 por la tarde se ha borrado y por lo tanto también aquellos comentarios que hubieseis hecho. Os ruego y os agradecería los repitieseis si queréis. Los comentarios me ayudan para corregir o ir más directo donde quiero ir. Gracias por vuestra comprensión y ayuda. Paco10