domingo, 19 de febrero de 2012

IFNI. UNA GUERRA OLVIDADA EN EL DESVÁN


La Guerra fantasma, el Conflicto "olvidado".
300 españoles murieron en una guerra que oficialmente no existió


Las posesiones españolas en África

En la Conferencia de Berlín, en 1885, las grandes potencias europeas europeas se repartieron ávidamente África como si fuera una gran tarta. La España de la Restauración, con escaso peso internacional y graves problemas internos, sólo pudo recoger algunas migajas de la mesa.

El 20 de julio de 1946 España agrupó administrativamente bajo el nombre de África Occidental Española sus territorios de Ifni y el Sahara. Ifni correspondía a una franja de 1.500 kilómetros cuadrados en la costa atlántica del noroeste de África y compartía una amplia frontera con Marruecos. La ocupación había pasado de nominal a real cuando en 1934 el coronel Capaz estableció un contingente militar en su capital, Sidi Ifni.

Proceso de descolonización y presiones de Marruecos

Marruecos, en base a razones históricas, empezó a reclamar la soberanía de las posesiones españoles del norte de África inmediatamente después de obtener su independencia de Francia, en 1956. Si bien intermitentemente, Ifni había estado bajo dominio español desde el año 1476, poco antes de la conquista de Melilla.

Liberados los marroquíes del colonialismo francés, la idea del "Gran Marruecos" defendida por el Istiqlal, el partido de la independencia, pasaba por recuperar los territorios de Ifni y el Sahara Occidental. Mohammed V impulsó una amplia campaña popular contra la ocupación española de los territorios africanos y las manifestaciones de descontento popular se recrudecieron.

En abril de 1957 la situación se desbordó y la revuelta civil acabó en un baño de sangre. Franco decidió enviar dos batallones de la legión, la fuerza de élite española, a El Aaiún, al sur de Marruecos, en junio de ese año.

Ataques simultáneos a Ifni y el Sahara

La escalada de violencia aumentó en los meses siguientes. El 23 de noviembre el Ejército de Liberación Marroquí, alentado por Rabat, decide intentar tomar la plaza militar de Sidi Ifni a la  vez que se lanza a la conquista del Sahara español, a unos doscientos kilómetros al sur.

Los soldados resistieron en un primer momento el envite, pero no estaban preparados para la guerra de guerrillas que les planteó el enemigo. En el espacio de dos semanas el empuje de los continuos ataques marroquíes hizo replegarse a los militares españoles, que abandonaron los puestos de vigilancia y las poblaciones cercanas. Finalmente quedaron bajo asedio en la capital durante los meses que duró la contienda.

La acción de las tribus de la región fue clave ya que interceptaban las rutas de suministros destinadas al ejército español y emboscaban a las patrullas que circulaban desprevenidas por el desierto. Las condiciones materiales del ejército español, con un armamento obsoleto no ayudaban a una difícil lucha entre arena y piedras. A pesar de todo, la plaza militar de Sidi Ifni mantuvo su perimetro defensivo y rechazó la invasión.

Mientras tanto, la lucha se recrudecía en el Sahara Occidental, donde el rebautizado Ejército de Liberación Saharui había abierto varios frentes tras reorganizar sus efectivos. Este fue el escenario donde marroquíes y españoles concentraron sus fuerzas militares.

El Ejército del Aire español, en pleno proceso de reemplazo de sus viejas unidades, tuvo que defender entre octubre de 1957 y abril de 1958 el territorio de Sidi Ifni con armas obsoletas repotenciadas de emergencia, porque EE.UU. le prohibió el uso del armamento transferido por el tratado de amistad en 1953 en una guerra considerada por el gobierno estadounidense como de carácter "colonial".

Resultó que aquel glorioso ejército carecía de casi todo: Los aviones eran antiguallas de los años treinta; los Junkers que Alemania había enviado a comienzo de la guerra civil, a falta de bombas lanzaban bidones de gasolina provistos de un sistema de explosión artesanal ideado por un teniente; a los soldados se les entregaban hasta cinco viejos fusiles Máuser, con la esperanza de que algunos funcionaran cuando tuvieran que dispararlos; los legionarios calzaban alpargatas para combatir en un terreno abominable de arena y piedras; cargaban todavía con una manta y su ración alimenticia se reducía muchas veces a un chusco y una lata de sardinas; para socorrer a los asediados se les lanzaba el agua dentro de neumáticos de camión, a falta de envases mejores, que reventaban al llegar al suelo; la puntería de los aviadores era tan mala que disparaban contra soldados propios que salían desesperados de los fortines en busca de agua y comida; para las comunicaciones, se usaban radios de carga a pedales… Una pobre defensa llevada a cabo con “vieja chatarra cuidadosamente remendada”, como escribe el general Casas de la Vega.

En África la aviación constituía una valiosa herramienta para el control del territorio, los aviones permitían desplazarse con rapidez por unos parajes de difícil tránsito, siendo muy eficaces para controlar los grupos nómadas, además, en los territorios del África Occidental Española (AOE) existía una larga tradición de presencia aérea, ya que el desarrollo de la aviación española coincidió con la Guerra de Marruecos. Por otro lado, la aviación tenía un papel cada vez mayor en la resolución de las guerras, por todo ello el Ejército del Aire  tuvo un papel muy destacado en el conflicto de Ifni-Sahara de 1957-58.

Alianza con Francia y fin del conflicto

Francia, que peleaba por mantener a Argelia bajo su dominio, no veía con buenos ojos el avance de las tropas marroquíes por el Sáhara.El país galo mantuvo en secreto su colaboración con el ejército franquista para evitar problemas con los organismos internacionales. Cuando en febrero de 1958 las tropas hispano-francesas entraron en el Sahara, lo hicieron bajo la cobertura aérea de más de 130 aviones. El poderío respecto al Ejército de Liberación fue evidente y los combates no tardaron en extinguirse.

Mediante la fima de los acuerdos de Angra de Cintra entre España y Marruecos se puso fin al conflicto. Aprovechando su victoria para alimentar el sentimiento nacionalista, el gobierno español excluyó Ifni y la mayor parte del Sáhara español en la cesión de territorios a Marruecos, a los que incluso había elevado a la categoría de provincias.

Sólo en 1969 se arrió la bandera española en Sidi Ifni. El gobierno de Franco, militar africanista, mantuvo su postura involucionista sobre la devolución hasta el final. La presión de Naciones Unidas y la descomposición de la dictadura aceleraron el proceso descolonizador del Sahara español, que tendría otro delicado capítulo en los Acuerdos de Madrid de 1975 y la autonomía, todavía incierta, de la población saharui.
                                                              ---------ooooooo----------

Guerra"...Pero ¿qué guerra? ¿Existió alguna vez una guerra en Ifni? Después de todo, ¿Acaso existió Ifni? ¿Existe aún? Es verdad que murieron al menos 300 españoles y que más de 500 fueron seriamente heridos en las batallas, que muchos miles de soldados de reemplazo lo pasaron muy mal en las trincheras y puestos de vigilancia montañosos de aquel enclave africano, y hasta época tan reciente como 1969, pero ¿Fué aquello una guerra?

La "Guerra olvidada" de Ifni fue la última contienda militar internacional de la España franquista. La censura mediática de la dictadura la sepultó en el olvido. El enclave de Ifni, un pequeño territorio pesquero de 50.000 habitantes, fue el escenario de la última guerra de Franco. Silenciada por la férrea censura, fue resultado del proceso descolonizador que tuvo lugar en África a mediados del siglo XX.
La versión oficial del "incidente" de Ifni

La propaganda franquista hizo todo lo posible para sepultar en el olvido a la "guerra fantasma" de Sidi Ifni. El régimen español aprovechó el conflicto para orquestar un discurso nacionalista que legitimaba el colonialismo histórico en la región, justificando su presencia como necesaria y civilizadora.

Como no se podía culpar oficialmente a Marruecos, dados los intereses económicos en la región y la presión de Estados Unidos para la descolonización del territorio, y puesto que a Francia no le interesaba dar publicidad a sus actividades militares, se encontró un culpable perfecto: el comunismo internacional.

El discurso oficial calificó los hechos como "incidente" o "guerrita" y vendió una versión edulcorada de los hechos a traves del NO-DO, el noticiario oficial. Los españoles sólo veían en las pantallas de los cines que el conflicto había sido provocado por un grupo de mercenarios y terroristas bolcheviques, y que no había por lo que preocuparse.

La imagen de Carmen Sevilla, a lo Marilyn Monroe, visitando sonriente a las tropas acuarteladas en Sidi Ifni no dejaba lugar a dudas entre el púbico sobre la escasa importancia del suceso. Lo importante era que el ejército español, una vez más, había salido victorioso.

(Extraído de diversas fuentes. Fotos de internet).

7 comentarios:

Wafah dijo...

Muy interesante tu entrada, Paco. Enhorabuena.
Saludos.
Visita mi blog El Crisol: GRANADA de Federico García Lorca

trillian dijo...

Pues otra guerra inutil (como todas)y como siempre a Marruecos le ayudó E.U. y a España Francia, ¿y para qué? un monton de muertos mas en su conciencia (si la tuviera)y lo único qué le traen esas posesiones a España son un monton de millones de gasto, y nada mas.

Saluditos.

Paco10 dijo...

Pero siempre conviene recordar el pasado y no ocultarlo, para evitar, en lo posible repetición de errores.
Saludos

Paco10 dijo...

Gracias Wafah y sabía yo que este tema te interesaría a ti.
Saludos

Anónimo dijo...

Para que no se olvide esa parte de la historia se han editado algunos libros como el de Manuel Jorques "Historias secretas de Ifni: Hablan los soldados". Se puede ver en: http://historiassecretasdeifni.blogspot.com/

VETERANOS DE IFNI-SAHARA dijo...

Siento discrepar en el anunciado
Fue la guerra de Ifni, en SIDI IFNI
(la capital)no hubo mas que la masificación de tropa llegadas de la peninsula y de la cercana Canarias. En algun punto, si hablas de la guerra de Ifni.Es un error que se comete con frecuencia. Por lo demas perfecto Un abrazo Adolfo

Paco10 dijo...

Muchísimas gracias Adolfo por la aclaración y paso a rectificar inmediatamente el titular.
Un abrazo