sábado, 15 de septiembre de 2012

FALCIANI EN LA CARCEL Y LOS DEFRAUDADORES EN LAS POLTRONAS


Por J. F. Martín Seco

Ha pasado casi desapercibida en la prensa. Hay noticias que no conviene airear. El 1 de julio pasado, Hervé Falciani fue detenido en el puerto de Barcelona y desde entonces permanece preso en la cárcel de
Valdemoro, a la espera de que la Audiencia Nacional dictamine sobre su extradición a Suiza acusado de un delito de revelación de secreto bancario, delito que -conviene decirlo- no existe en España, en donde por el contrario lo que sí constituye delito es la ocultación y complicidad con quien evade.

¿Quién es Hervé Falciani? Un ingeniero informático trabajador del banco HSBC en Ginebra y que descubrió una de las redes más amplias de evasión fiscal conocidas hasta la fecha, 130.000 cuentas, 18.000 de las cuales eran francesas, italianas y españolas. Perseguido por la justicia helvética, se refugió en Francia y los datos sobre los defraudadores fueron a parar a las autoridades fiscales galas que compartieron la información con sus colegas de los otros países de la Unión Europea, entre ellos España.

Algunos nombres, por supuesto no todos, se filtraron a la prensa: el de Patrice de Maistre, el asesor financiero de Liliane Bettencourt, propietaria del imperio L’Oréal; Arlette Ricci, la heredera de la marca de perfumes Nina Ricci; en Italia, modistos como Valentino o joyeros como Bulgari. En España, la Agencia Tributaria identificó, según informó en su día, a 659 grandes defraudadores y a otros muchos de poca monta, pero los nombres no se hicieron públicos; tan solo los de Emilio Botín y su hija Patricia, debido a una actuación de la fiscalía anticorrupción.

La paradoja, aunque no sé si lo es en este mundo del capitalismo global en el que nos movemos, consiste en que ninguno de estos defraudadores ha terminado en la cárcel y sí el que los ha denunciado. Y es que el sistema se defiende. No sé cuáles serían las intenciones de Hervé Falciani al sustraer la información al HSBC, si le movía el altruismo o motivos crematísticos, pero poco importa. No hay ninguna culpabilidad en el hecho de haber destapado una gran estafa cometida a los ciudadanos, franceses, italianos o españoles. La culpabilidad y el delito son, sin duda alguna, de los defraudadores, de aquellos que aparecen en la lista y de los que no están en ella, del Banco HSBC que oculta a los evasores y de Suiza que vive de la industria del dinero negro. Aquellos que estafan y roban (no otra cosa es el fraude fiscal) en enormes proporciones a los ciudadanos no solo no van a la cárcel sino que continúan gozando de relevancia y preeminencia en la sociedad, mientras que aquel que los ha denunciado se encuentra perseguido como un delincuente. ¿En qué está pensando el gobierno español que en lugar de pedir a Suiza el nombre de los evasores encarcela a Falciani?

Asuntos como este destapan la hipocresía del G-20, del G-7, de todos los G y organismos internacionales. ¿Dónde quedan todas las peroratas que hemos tenido que oír acerca de los paraísos fiscales? Han pasado los años y todo continúa igual. Y ¿Europa? ¿Cómo se va a creer nadie que camina hacia la unidad cuando en su seno existen Estados como Suiza, a los que se consienten que vivan del fraude y de la estafa cometida sobre otros países del área? ¿Con qué autoridad pretenden desde Berlín, Fráncfort o Bruselas dar lecciones de puritanismo y buen gobierno a Grecia si se permite al mismo tiempo que el país helvético reciba más de 220.000 millones de euros procedentes de evasores griegos?

Se ha dicho que esta Europa es la del capital. Nunca como ahora se está demostrando más cierta dicha afirmación y se hace patente que todo en ella camina a beneficiar a los grandes intereses económicos y financieros. Basta con contemplar las medidas que se imponen a los países desde Bruselas o desde el BCE, todas van orientadas en la misma dirección: reducción de salarios, liberalización del mercado laboral, disminución de los gastos de protección social y de los servicios públicos. Poco o nada en materia fiscal, y eso a pesar de que en la mayoría de los países es la caída en la recaudación la causante del déficit público. Y cuando alguna vez se ha recurrido a los impuestos ha sido para recomendar, como en España, que se incremente el IVA -impuesto regresivo que pagamos en la misma cuantía todos los españoles con independencia de nuestra capacidad económica- para reducir simultáneamente las cotizaciones sociales que recaen sobre los empresarios.

En esta línea ha sido aun más llamativa la medida tomada por el gobierno portugués. Pretende aumentar siete puntos las cotizaciones sociales a cargo del trabajador -para reducir el déficit público, dice-, pero a continuación anuncia que disminuye la de los empresarios en cinco puntos y medio. Parece bastante claro que de los siete puntos en que se reducen los salarios de los trabajadores, solo un punto y medio se destina al saneamiento de las finanzas públicas, mediante que cinco puntos y medio se orientan a incrementar el excedente empresarial.

Incluso cuando algún gobierno como el de Hollande pretende hacer una política distinta y adentrarse hacia una tributación más progresiva, gravando más al que más tiene, el corsé de Europa lo aprisiona. Bernard Arnault, dueño de Louis Vuitton y primera fortuna de Francia, amenaza con pedir la nacionalidad belga. Ante la indignación popular (Francia no es España), ha rectificado, afirmando que esa decisión no le impedirá continuar pagando sus impuestos en París. Lo peor sin duda será que habrá otros muchos que sin decirlo y a la chita callando trasladen su domicilio fiscal a Bélgica o a algún otro país fiscalmente más tolerante.

Y es que la Unión Europea con libre circulación de capitales y sin armonización fiscal, está construida para eso, para que el capital pueda evadir impuestos. Es por ello por lo que permite en su interior múltiples paraísos fiscales, y es por ello también por lo que sus autoridades, tan preocupadas porque no se viole la libre concurrencia, permiten y propician el dumping fiscal. ¿Por qué extrañarnos entonces de que Falciani esté en la cárcel, y los defraudadores en las convenciones y en la prensa?

Juan Fco. Martín Seco Nació en Madrid el 5 de enero de 1944
Licenciado en Ciencias Económicas. Licenciado en Filosofía y Letras. Graduado Social. Diplomado en Análisis y Política Monetaria por el Fondo Monetario Internacional.
Oposiciones al Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado, y como Inspector de Entidades de Crédito y Ahorro. Banco de España.

3 comentarios:

Trecce dijo...

Los poderosos siempre actuan igual: Matan al mensajero.

El guachimán dijo...

Paco, a este asunto de Falciani tendremos que estar muy atentos, aunque sola sea para constatar, en el caso de que lo empaqueten para Suiza, un abuso más de los poderosos. Por mucha orden internacional que pese sobre él, como tú dices, en España no debería estar encarcelado, sino colaborando con la justicia, porque el "delito" por el que se le reclama aquí no lo es. Pero, claro, en el país de las amnistías fiscales y del frenazo o la sanción a los inspectores que quieren investigar, ¿qué queremos? Se le ha tenido todo el verano en la cárcel con el aberrante pretexto de que el juez estaba de vacaciones, pero parece claro que están esperando a ver qué se inventan para mandarlo a Suiza. Esperemos que, mientras tanto, no sea víctima de algún desgraciado incidente o accidente en prisión, que yo ya no me extraño de nada. Un saludo.

Paco10 dijo...

Gracias Pablo por tus siempre acertadas consideraciones y seguiremos el caso y que termine de la mejor forma posible. Si algo de lo que tu apuntas se cumpliese habría que ir pensando en otras cosas que de verdad que ni quisiera ni desearía.
Un saludo