miércoles, 3 de julio de 2013

BROTES VERDES EN EL ESTERCOLERO


Entre el "Puente del Medio" y el "Puente del Cacho", unos estercoleros, que no sé de quien eran, cuando el calor primaveral comenzaba a caldear toda aquella inmundicia, en sus cimas o laderas, que lo mismo daba, salían unos "brotes verdes" que inmediatamente y por ser de pueblo podía saber a qué clase de planta pertenecían. Días después si había dudas se despejaban porque claramente pertenecían a  matas de sandías y melones que en poco tiempo se convertían en verdes y frondosas. Yo trataba de vigilar aquellas plantas sin amo conocido para mi y en un espacio mancomunado por si llegado el caso podía recoger alguna de las frutas que darían en su momento. Nunca pude recoger ni una sola. Las matas crecían a toda velocidad. Su verdor y su "vicio" se quedaban solamente en eso y a pesar de sus flores y sus ciclos convenientemente cumplidos, los frutos no llegaban a prosperar. Los "brotes verdes" salidos en un estercolero, nunca me dieron nada de comer ni yo me paré a pensar como habían llegado allí las semillas. Mejor así.

Lo anterior no es una metáfora  ni me lo acabo de inventar. Fue una realidad y no sé si seguirán allí los estercoleros con sus matas de sandías y melones en verano, sin frutos y sin que nadie se preocupe por ellas. Nadie se va a molestar por aquello que sabe de antemano nada le va a dar. Ni siquiera los animales pasan cerca. Es posible que la hediondez del entorno les moleste y haga que se distancien del lugar. Ni tan siquiera sé si los puentes están o son como eran, pero a mi me recuerdan muchas cosas y me enseñaron tanto aquellas piedras que las sigo recordando y añorando........ la edad no perdona.

Hace muchos años de todo esto y lamentablemente muchas veces me siento aposentado sobre un inmenso estercolero, donde dicen que salen "brotes verdes" de vez en cuando y que yo no veo por ninguna parte y mira que es difícil que no salgan, porque cualquiera que entienda un poquito de los ciclos vitales de las plantas sabe que si en un lugar fértil se pone una semilla los brotes salen y aquí se dan todas las circunstancias favorables para que ello se produzca: El tiempo, las semillas, los que las ponen, el terreno........ todo. 

La metáfora que hace dos o tres años, se convirtió en chiste se repite periódicamente por aquellos que se empeñan en tomarnos el pelo con la crisis, mientras ellos se aíslan del hedor que producen las mismas heces que ellos han evacuado con las semillas de los brotes. Nada nuevo. Es ley de vida. Los brotes saldrán después de un tiempo, porque las semillas las han puesto en medio del estercolero. Que no se vanaglorien de nada ni nos hagan creer que nos han salvado la vida, porque la realidad es todo lo contrario. Salimos a flote por nosotros mismos y contra sus abusivas medidas e imposiciones, no porque hayamos tenido "salvapatrias generosos" que nos hayan ayudado a solventar la situación de crisis mundial agravada en España por otras circunstancias y aún más por la inmundicia, la avaricia, el desgobierno y la corrupción que han convertido a este País en un inmenso estercolero.

Alguna vez me gustaría volver a ver aquellos parajes verdes, entre "El Puente del Medio" y "El Puente del Cacho" y mantenerme alejado del estiércol amontonado a poca distancia del camino cuando el viento sople "de arriba". No quiero ver "los brotes verdes". Ofrecen mucho y no dan nada.

2 comentarios:

Trecce dijo...

Bueno, hombre, ellos sí que ven brotes verdes, es más, no son brotes, son verdaderos cosechones, porque para quienes todos sabemos la crisis no ha sido tal, sino todo lo contrario.

Paco dijo...

Llevas razón Trecce. Ven "cosechones" y no distinguen entre el verde y el dorado de los trigales, pero peras al olmo no se le pueden pedir y tampoco pienso que sepan hacer milagros. Una auténtica vergüenza ver como nos están tratando sin motivo alguno por nuestra parte. La Edad Media pienso que fue más justa.