lunes, 30 de septiembre de 2013

PRESUPUESTOS, MENTIRAS, ELECTORALISMO, ¿RECUPERACIÓN DE QUE?


Y es que hoy no es mi mejor día después de conocer algunos datos previstos por el Gobierno y contemplados en los Presupuestos Generales del Estado. Yo no voy a dar cifras ni a aburrir a nadie con ellas, porque para eso están los que viven de hacer de la política la desdeñable práctica de engañar a los Ciudadanos con o sin cifras, con o sin promesas. Los unos poniendo en práctica sus malicias y los otros actuando de teloneros y avalando con sus silencios y su pasividad lo que discurre  demasiado cerca de la línea hitleriana o nazi. ¿Que exagero......? Puede ser que para algunos sea así; pero cuando se producen desatenciones intencionadas de Personas Mayores privándoles de una vejez ganada a pulso y con su propio sudor durante décadas, a mi no se me ocurren otros adjetivos ni calificaciones y hasta voy más lejos; Los que se limitan a dejar pasar el tiempo e incluso a justificar estas conductas son cómplices necesarios de este tipo de conductas execrables y que la inmensa carpa de la democracia dicen que tapa. Y una m...... no hay sistema político alguno que con estas actitudes sea capaz de convencerme de que es el ideal o el menos malo. Es simplemente un aborto de la humanidad que puede llevarnos al abismo más absurdo e inútil.

Desde luego no soy un fiel seguidor de nada y me alegro, porque ello condiciona necesariamente a quien lo sea, para en un momento determinado decir lo que debe contra quienes debe. Por eso en estos momentos me dan lo mismo los unos que los otros, pero puestos a elegir siempre me quedaré con aquellos que promueven, defienden y hasta mejoran las políticas sociales. No creo que sean necesarias más explicaciones, que por otra parte no tengo inconveniente alguno en dar. 


Hace casi un mes que no escribía nada, un poco hastiado de tener que incidir siempre en los mismos temas y ello no quiere decir que no haya habido motivos para hacer crítica de temas delicados y de actuaciones prepotentes incluso desde la misma Presidencia o Vicepresidencia del Congreso. Pero hoy he creído conveniente desahogarme un poco después de leer como se reduce un casi 50% en la ayuda a los Mayores en la Ley de Dependencia o más de un 34% en el Ministerio de Sanidad y claro es que si los pensionistas "repagan" sus medicamentos, si los enfermos de cáncer u otras enfermedades graves tienen que "repagar" los medicamentos hospitalarios...... pues te rebotas y haces cálculos y no te salen. En alguna provincia de la Comunidad Valenciana el  monto de lo que una Persona Mayor paga en una Residencia asciende al 90% de su pensión....... No más cifras, que aburren.

"Estos son los presupuestos de la recuperación" según el Ministro del ramo. ¡Vaya Vd a tomar por............! ¿Qué es lo que hay que recuperar y cómo?, porque estamos en el fondo del pozo y no avanzamos absolutamente nada. A mi no me importa la salida de la crisis, que hace mucho que dije que íbamos a salir, pero sí me importa y mucho la forma en la que vamos a salir y los jirones que nos vamos a dejar en el camino. Eso sí me preocupa y eso es lo que debería preocuparle, no solamente a Vd. Ministro, sino a los que le rodean y apoyan ese tipo de políticas antisociales y mezquinas. El retroceso que va a experimentar la Sociedad, según todos los analistas, va a ser brutal y persistente con una afectación mucho más importante en las clases menos favorecidas. Si Vd, Vds, no saben esto no están capacitados para gobernarnos y si lo saben y son conscientes de ello y lo hacen son unos hijos de sus santas madres.

Esto es simplemente una barbaridad y es una tras de otra mientras seguimos callados como putas, que diría el dicho, pero no sé porqué. Las putas no son precisamente mudas a la hora de expresarse y lo mismo venía bien una legión de ellas para cantarles las cuarenta o las cincuenta a los insensatos que nos gobiernan y a los que se lo consienten.

1 comentario:

Trecce dijo...

Mientras, el deficit de la Administración sigue subiendo, el número de parados no baja y la dura y triste realidad, la percepción del ciudadano, es que de recuperación, nada de nada.