sábado, 5 de octubre de 2013

IMPLOSIÓN O EXPLOSIÓN, PERO YA ES TARDE



Hace ya unos cuantos manojos de años envuelto entre condensadores, resistencias, válvulas, transformadores de línea, frecuencias intermedias o sintonizadores de UHF,  junto con diversos trabajos y estudios que había que ir alternando y entrelazar hasta poder conseguir lo que ahora se llama un trabajo indefinido y que antes simplemente se denominaba "trabajo fijo", estaba haciendo, lo que se denominaba un examen ocular a un televisor. Fallaba y a veces la imagen desaparecía. Procedía, entre otras cosas, consultar el Tubo de Rayos Catódicos, que para los no entendido no es otra cosa que La Pantalla pero por detrás y este tubo tiene un "cañón" que es como un tubo de cristal transparente con muchas cosas dentro que no voy ahora a relataros y aburriros. Consistía esta burda prueba en dar unos suaves golpes con el televisor encendido y con  cualquier herramienta u objeto, muy conveniente que fuese aislante, y ver si dentro de ese tubo se producían unas pequeñas chispas que se dirigían hacia el interior de la Pantalla. Si eso se producía, había muchas probabilidades de que ese Tubo de Rayos Catódicos estuviese deficiente y fuese la causa de la avería. Pues bien: Yo además de hacer la prueba poco ortodoxa ella, la hice sin demasiado cuidado y se oyó como un silbido hacia dentro....... Se había producido una "IMPLOSIÓN" y yo me había cargado el sueldo base de un obrero. La verdad es que me quedaba la duda de si el tubo estaba bien o mal y me daba lástima tener que pedir el importe de aquél estropicio, porque no era cualquier cosa. El final de la historia no tiene demasiada importancia, pero sí quiero incidir en lo del efecto.

Recuerdo cuando oí que una mujer se había avalanzado contra la pantalla de la televisión con tal efusividad que la había roto por querer darle un beso, o quien sabe qué al mismísimo "El Santo" protagonizada por Roger Moore. Serie aquella de gran éxito pero que no tengo ni idea de qué iba. Hasta los periódicos más prestigiosos hablaron de una "EXPLOSIÓN"  de la televisión. Creo que debemos pensar que fue lo contrario y no explotó, sino que implotó como haría una bombilla cualquiera.

Si habéis aguantado leyendo hasta aquí, os estaréis preguntando que a donde quiero ir a parar. Pues es muy simple. Quería explicar un poco los dos conceptos aludidos y llegar a la situación en la que se encuentra la Sociedad Española en estos momentos. Yo no sé donde nos encontramos, ni qué clase de alucinógeno nos están administrando o estamos tomando de forma voluntaria y como no lo sé no tengo ni idea si se va a producir una IMPLOSIÓN o una EXPLOSIÓN, pero confieso que sea lo que sea me tiene preocupado, pero lo deseo y creo en la necesidad de que se produzca. La situación es tan humillante para algunos que se vuelve insostenible. Nunca desde la muerte del dictador me he encontrado en una  situación tan angustiosa ni tan desalentadora, con una sociedad entregada y adormecida como actualmente.

Ayer murió un polaco de 23 años, presuntamente, por falta de asistencia. Diariamente la pobreza aumenta en los hogares españoles y los pensionistas, maltratados y ninguneados son los que tienen que volver a salir al rescate de sus hijos y nietos. Los enfermos son poco menos que masacrados con "repagos abusivos" vulnerando sus derechos, que son SUS derechos y no son favores los que se les prestan por ningún organismo gubernamental. ¿Pero es que estamos imbéciles y no somos capaces de entender esto y rebelarnos?.

Estamos volviendo a los años más duros de la dictadura franquista, donde podían escucharse voces radiofónicas tan importantes como la de Alberto Oliveras en aquel programa, que tú por ser muy joven, quizá no escuchaste, pero que se llamaba "Ustedes son Formidables". Se emitía en RNE, creo recordar y la oratoria fácil y fluída del locutor conseguía aparatos ortoprotésicos o ayudas de toda índole a aquellos que se supone era más necesitados durante horas de programa. Era emotivo, para los que fácilmente nos emocionamos, claro, y casi siempre se lograba el objetivo. Han pasado muchas cosas, e incluso ha habido tiempo para una vida entera y mira por donde las tardes de TVE, la televisión pública hace una réplica de aquello en su programa "Entre todos". Lo mismo, pero como es lógico con diferente conductor/a de programa y lo que antes imaginabas ahora lo ves. O sea que la Sociedad acuciada por las necesidades del vecino o del conciudadano desconocido IMPLOTA. Cambia las tornas y en lugar de exigir a los Poderes Públicos sus obligaciones con una EXPLOSIÓN social, trata de solucionar los problemas que nos han creado por si misma. Seguramente es un buen parche e incluso una solución para una mínima parte de la Sociedad, pero no es la solución. Creo que las limosnas deben agradecerse cuando se producen y la mano del que te la da no puede ni debe ser mordida, pero las limosnas son eso limosnas y deben producirse allá donde el Sistema no llega por no tener ni previsiones de los hechos, lo demás son parches de buena voluntad y actos muy plausibles  por aquellos que se sienten con la necesidad  de dar a quien tiene la necesidad de recibir. Lamentablemente las ayudas, por lo general no vienen de grandes empresas, ni de organismos estatales o de gobierno sino de los más necesitados, de los que pueden pensar y de hecho lo dicen, mañana pueden necesitar ayuda ellos. Es para echarse a llorar y no solamente por la emoción.

1 comentario:

Trecce dijo...

Uno oye, oye, oye, incluso, a veces, escucha y ve. Dicen y dicen y vuelven a decir... Pero el caso es que, hasta ahora, en todo lo que va de crisis, sólo hemos ganado en negativo, que dicen los políticos eufemísticamente: Menos sueldo (quien trabaje), más paro, menos derechos, jubilación más tardía, contratos de miseria... Y lo malo es que, como dices, hay quien no se da cuenta y les cree y hasta, en el colmo de la tontuna, argumenta para justificarles.