jueves, 26 de enero de 2017

NUNCA ENTENDÍ LA CRISIS Y SEGURO QUE LA HAY


Nochevieja por el Pais vecino y año nuevo por la zona norte... Me he liberado un poco del mal año y me he dejado llevar por la intuición más que por el frenesí de estas hipócritas fiestas de Navidad, que todos los años se celebran y todos los años se repite la misma historia. Atracones que algunos están pagando durante meses o simplemente no pagan y son capaces de caer en la morosidad por llenar el buche de aquello que ya sobra, pero allá cada cual porque a veces el torbellino de la vida te envuelve en él y no hay forma de salir.

Oporto-31-12-16

Francamente me ha impresionado favorablemente el cambio observado en Portugal y aunque había estado a finales de verano no había ido a las ciudades donde he estado y que hacía mucho tiempo no visitaba. Es recomendable hacerlo con más calma todavía y no digo que no repita. Buenas carreteras, limpieza, urbanización adecuada, historia a raudales.... en definitiva un buen viaje, un buen recorrido y recomendable. Cualquier día me dirán que me salté un peaje de autopista, pero es que a pesar de intentarlo no pude pagar por lo tanto carretera y manta, que sería lo que habría dicho cualquiera de mis antepasados y presentes.

Pero el tema central no es lo que haya o no haya hecho, ni donde he estado o no. Lo que me ha llevado a expresar estas líneas no es otra cosa que la contradicción entre la "mala vida" que dicen llevar algunos y los que decimos que se puede mejorar y no se hace lo suficiente. Los primeros deben olvidarse que el año tiene 365 años y que no es cuestión de despilfarrar en unos días lo que no se tiene o dicen no tener para después estar poco menos que "mendigando" el resto del año sin tener en cuenta que las cosas no se consiguen con victimismo sino luchándolas día a día y tratando de que quienes nos gobiernan hagan las cosas como deben hacerlas. Si tenemos para marisco estos días, podemos tener para lentejas el resto y si tenemos para comprar cordero sin miramientos, por ejemplo, pues podemos tener para patatas para todo el resto del año y no es que yo quiera ni desee que nadie se atiborre de lentejas y de patatas, sino de que se distribuyan convenientemente los recursos de los que disponemos. Y ahora habrá quien piense que a mi que me importa lo que hace cada uno en su casa. Pues en parte llevará razón y en parte pues no, porque al final quien recibe las quejas es el que no se queja y el que tiene que oir y pagar los platos rotos pues puede ser el que menos culpa tiene y el que hace una distribución de sus recursos acorde con su situación adquisitiva.

Siempre he dicho que no he entendido esta crisis nunca. Y no la he entendido porque es cierto que estamos en un pico de paro altísimo, pero cuando entras en un restaurante y lo primero que te preguntan es si tienes mesa reservada .... pues no me vas a negar que da al menos que pensar. Si vas a una fiesta donde se consume a lo bestia y sin control y tienes problemas para acercarte a la barra del bar o vas a la playa y ves que no hay forma de dejar la toalla si es que puedes encontrar antes aparcamiento para el coche, pues sigo sin entenderla. Y seguro que podéis ponerme ejemplos a  montones porque haberlos los hay.

Lo siento por los que realmente están sufriendo el mal-gobierno de los unos y los otros porque estos sí que se merecen un monumento y un reconocimiento por lo menos. Mientras unos se "forran" los otros se ven cada día más empobrecidos y esta es la verdadera crisis. Algo que se está fraguando desde hace muchos años y que ni economistas, ni políticos, ni la madre que los parió explican o quieren explicar. Esta es la auténtica crisis y lo demás pues lo será para los que tengan inversiones millonarias que por no consentir que bajen se llevan por delante a los demás. Esa es una auténtica crisis, pero no solamente económica, sino de valores

No hay comentarios: