martes, 31 de julio de 2018

TODOS A PROTESTAR QUE PARA ESO GOBIERNAN OTROS

A la calle los taxistas, los migrantes atacan la valla de Melilla, los pensionistas siguen apretando y con razón y ... es que gobierna un partido político bastante más permisivo en estas cuestiones que el que había así que hay que salir a la calle que normalmente está llena de coches y no se puede hacer. Paramos el tráfico que siempre nos quedará eso de que es "Un acto constitucional", y yo no lo niego ni lo pongo en duda, pero sí que pongo en duda que sea correcto lo que me molesta o molesta a quienes nada tienen que ver con esos actos. 

Siempre he tenido una máxima en la vida y la verdad es que no me ha ido mal del todo en esas cuestiones. "Primero lucha, si hace falta, para cambiar la Ley y luego actúa", pero nunca al revés. 

Si tu tienes tus derechos yo tengo los míos y si los transgredes puedo reivindicarlos igual que tu.

No estoy contra nadie y menos contra lo que ni sé, como por ejemplo lo de los taxis, pero que ahora les dé la vena de ponerse todos de acuerdo me parece que algo hay detrás que no me gusta nada. Yo de momento no tomaré ninguno durante por lo menos un año y los monopolios nunca me han gustado, aunque tenga que aguantar algunos como la luz o las telefónicas, entre otras. Pero el monopolio del taxi tampoco me gusta nada. Ellos durante toda la vida se han creído los dueños del asfalto y la mayoría no tiene ni la mitad de kilómetros hechos que yo al frente de un volante.

Hace muy pocos meses un taxista en Madrid de Malasaña a Sol me llevó por Atocha. Quienes conocen un poco esta ciudad se darán cuenta de la barbaridad. Yo le dije que se estaba liando y él me contestó que tranquilo que llegaríamos y le contesté que claro que sí y que por Cádiz también llegaríamos pero se tardaría algo más.

Fue un despiste o una equivocación a lo que todos estamos expuestos y nada más , pero creerse los dioses de todo por ser taxistas... pues no oiga. Humanos como todos y eso de los colectivismos pues no me gusta y nada más.

Que los migrantes salten ahora la valla en un número, que no supera por cierto al número de los que lo hacían antes, me parece no un desacierto del Gobierno sino un acto de humanidad el atenderlos previamente y después y una vez valoradas todas las cuestiones pues actuar en consecuencia. Es cierto que hay muchos españoles a los que les molesta este hecho y hay que respetarlo también y si se viene para delinquir o no se tienen los documentos necesarios en regla habrá que tomar las medidas necesarias pero no se puede mirar hacia otro lado ni los unos ni los otros y Europa, la tan cacareada Europa, que haga algo porque somos su frontera y si contribuímos a su estabilización y mantenimiento  con nuestros impuestos, si nos imponen sanciones, si nos imponen medidas económicas millonarias ahora también tenemos todo el derecho a solicitar la ayuda necesaria para atender a los que desesperados por diferentes situaciones se ven abocados a saltar una valla y entrar en un territorio extranjero. Medidas habría que haber tomado antes y no solamente de concertinas o impedimentos físicos porque echar la culpa ahora a un Gobierno que lleva meses no es de recibo.

Los pensionistas, hartos de tanto recorte, de tanto saqueo de políticos y tantas congelaciones salariales pues protestan pero lo hacían antes y lo hacen ahora, aunque haya que reconocer que al menos algo han recibido en concepto de atrasos anteriores y que no se oye ni se dice pero ha ocurrido. Eso no quiere decir que no haya que seguir insistiendo donde concierna porque las pensiones tienen una gran disparidad y que además se pusieron con el Gobierno anterior ciertos "Repagos" que yo sí que tengo dudas de que sean constitucionales. Si este los quita será volver a intentar tener un "Estado del Bienestar" que creo nos merecemos todos desarrollando la "Ley de Dependencia" que los anteriores se encargaron de congelar o no aplicar. Vamos que los pensionistas han tenido que soportar cargas intolerables mientras otros se llenaban los bolsillos impunemente con el pretexto de la crisis en la que nunca creí.
Incrédulo que es uno, ya ves.

No hay comentarios: